Seleccionar página
0
(0)

La recuperación de una fractura de pie puede llevar desde semanas hasta meses, según su gravedad. Aunque la parte más importante es la de la rehabilitación del pie. Por eso se vuelve fundamental saber cómo apoyar el pie después de una fractura de este tipo.

Las fracturas son un tema delicado, sea donde sea que se hayan presentado. Aunque hay algunos huesos en los que las fracturas se vuelven mucho más delicadas. Es aquí donde entra el caso de aquellas fracturas que afectan a tus pies. Ya que es en ellos en donde apoyas tu peso para poder caminar.

También te puede interesar: Cómo adelgazar sin pasar hambre ni ansiedad

¿Cuánto tiempo debes pasar sin caminar?

Cuando te fracturas un pie, y te realizan la respectiva operación y te lo enyesan, debes tener un tiempo de reposo. Durante el cual no debes apoyar tu pie en el suelo ni lo más mínimo. Ni siquiera cuando estás sentado y quieres sencillamente colocarlo en el piso.

El tiempo estimado que deberás pasar con este reposo dependerá de la gravedad de tu fractura. Por tanto, es el doctor que atendió tu caso el encargado de estipular el tiempo de esto. No obstante, en la mayoría de los casos, se debe esperar un aproximado de 90 días.

Mientras tanto, el modo más recomendable de movilizarte es con la ayuda de muletas. En casos extremos incluso se tendría que recurrir a una silla de ruedas. La idea con esto es mantener firme la zona del pie en la que se produjo la fractura. Pues esto influye notablemente en su rápida recuperación.

Pasados estos 90 días, o el tiempo que haya establecido tu médico, debes volver consulta. Allí te realizarán una radiografía más en la que se determinará si estás listo para la rehabilitación o no. Esto dependerá de si ya se formó en tu hueso un callo óseo.

¿Cómo se debe proceder con la rehabilitación?

Ahora bien, pasamos al momento clave de todo esto, la rehabilitación. Pues es con esto con lo que aprenderás cómo apoyar tu pie después de una fractura. Hay muchas cosas por hacer para volver a apoyar todo tu peso en el pie que te fracturaste. Así que ármate de paciencia y cumple con ello paso por paso.

Busca ayuda fisioterapéutica

Sin duda alguna, el momento de la rehabilitación es uno de los momentos en los que requerirás de más ayuda. Por ello, te recomendamos buscar ayuda de un fisioterapeuta. Quizás alguno que tu propio médico te haya recomendado. Así como alguno que puedas tener cerca de tu hogar para que sea más sencillo visitarlo.

¿Por qué es importante esto? Un fisioterapeuta debe de acompañarte durante todo el momento de tu recuperación. De manera que se encargue de evaluar todo el proceso y de realizar el estudio necesario. Él sabrá qué factores tomar en cuenta para determinar si estás mejorando o no.

Al mismo tiempo, se encargará de enseñarte los movimientos que debes ir practicando para recuperar, no solo el apoyo, sino también la movilidad. Recordemos que contar con la ayuda de un experto en este tipo de situaciones es lo mejor que podemos hacer. Así seguiremos las indicaciones específicas para nuestro mejoramiento.

No te despidas de las muletas

Hay quienes creen que porque ya están en la fase de la rehabilitación se pueden despedir de sus muletas. Y lo cierto es que no hay un error más grande que éste. El hecho de que estés en rehabilitación no quiere decir que ya puedes apoyar todo tu peso en el pie. Recuerda que luego de una fractura los huesos se hallan en un estado de gran fragilidad.

Por ello deberás seguir contando con la ayuda de la muleta. Pues con ella podrás ir apoyando poco a poco el peso que te determinen. Solo cuando estés totalmente recuperado, luego de finalizarla rehabilitación, podrás despedirte de las muletas.

apoyar el pie después de una fractura

En el caso de aquellas personas que pasaron su tiempo de reposo en sillas de ruedas, la cosa puede cambiar. En estos casos existe la probabilidad de que dejen la silla de rueda para pasar a utilizar unas muletas. Lo cierto es que nunca podrán dejar de contar con una herramienta que los ayude a movilizarse durante la rehabilitación.

Aumenta paulatinamente el peso que apoyas en tu pie

Ahora bien, lo esencial dentro de toda rehabilitación es ir aumentando paulatinamente el peso que apoyas en tu pie. Recordemos que la meta es que nuestro pie vuelva a soportar todo el peso de nuestro cuerpo. No obstante, esto es algo que tomará tiempo y debemos irlo haciendo poco a poco.

Lo más recomendable es que vayas aumentado 10 kilos cada semana. Para saber cuánto exactamente esto, debes valerte de la ayuda de una balanza. Luego, debes ubicar tu otro pie a la misma altura de ella. Para esto puedes ayudarte de un trozo de madera o de un libro gordo.

De ese modo, apoyarás el pie que está en recuperación en la balanza hasta que llegue a 10 kilos. Recuerda bien cuánto estás apoyando para que no te sobrepases durante toda la semana. Luego de que pase dicha semana, comenzarás a apoyar 20, luego la siguiente 30 y así sucesivamente. Hasta que llegue el día en el que por fin puedas apoyar todo tu peso en él.

Masajes y ejercicios

Para que tu rehabilitación esté bien complementada, es importante que te realices masajes y hagas ejercicios. Los mismos deben ser mínimos y hechos con mucha suavidad. Para esto se recomienda que quien lo haga sea el fisioterapeuta con el que te estás viendo.

También puedes pedirle que te enseñe algunos movimientos que puedas practicar mientras que estés en casa. De manera que no dejes de mover tu pie, pero todo poco a poco. Estos masajes y ejercicios, por sobre todo, te ayudarán a retomar la movilidad del mismo.

Al tomar en cuenta todos estos consejos, ya sabes cómo apoyar el pie después de una fractura. Es importante que no te saltes ninguno de ellos y que seas muy paciente en todo momento.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?