Como apuntarse al paro

Apuntarse al paro, o lo que es lo mismo, inscribirse como demandante de empleo, es necesario si estás buscando trabajo, ya que puede ayudarte a encontrar un nuevo trabajo. Siempre es conveniente apuntarse como demandante de empleo si se está buscando trabajo a pesar de que en muchas ocasiones se piensa que si no se tiene derecho a ningún tipo de ayuda no sirve de nada, o casos en los que el trabajador ya deja de sellarla cuando ya ha agotado todas las ayudas y no recibe ofertas de empleo. En estos casos debes tener en cuenta que mantener tu inscripción tiene ventajas como las que te vamos a detallar a continuación.

En primer lugar, apuntarse al paro te permite acceder a cursos de formación gratuitos con los cuales podrás obtener conocimientos que te pueden ser muy útiles para encontrar empleo, llegando en algunos casos a permitirte la obtención de un certificado de profesionalidad. De esta forma podrás ir adquiriendo nuevos conocimientos o profundizar y perfeccionar los que ya tengas.

Por otro lado, los Servicios de Empleo se encargan de gestionar algunas bolsas de empleo y ofertas a las que solo se es llamado en el caso de que se esté inscrito como demandante, siendo esta otra de las ventajas de apuntarse al paro.

El ser considerado un desempleado de larga duración te servirá a la hora de poder disfrutar de algunas ayudas como la RAI o el Plan Prepara, entre otros, para los cuales es un requisito ser considerado un desempleado de larga duración, para lo cual es suficiente el estar inscrito como demandante durante un tiempo suficiente y no dejar de sellar el paro cuando corresponde.

Además, debes tener en cuenta que existen muchos incentivos y bonificaciones para aquellas empresas que contraten trabajadores que están apuntados al paro, lo que hace que en algunos casos las empresas soliciten al trabajador que va a ser contratado que antes se apunte al paro si no lo está. Si ya lo estás, tendrás un punto a favor frente a otro candidato a ese puesto de trabajo que no lo está.

Estar apuntado al paro también te beneficia a la hora de poder formar parte de los Planes de Empleo Autonómicos y Locales que muchas Comunidades Autónomas y Ayuntamientos ponen en funcionamiento para desempleados, y en los que habitualmente tienen preferencia las personas con mayor antigüedad.

Otra de las ventajas de estar dado de alta como demandante de empleo radica en los descuentos por ser desempleado que algunas empresas privadas y muchas instituciones públicas comenzaron a ofrecer después de la crisis económica, unos descuentos para los cuales se exige presentar la tarjeta de demanda, el DARDE, para acreditar que en realidad se está desempleado.

Si es una persona joven, hay programas como el Sistema de Garantía Juvenil pensados para ellos y por ello el apuntarse al paro es recomendado para así poder acceder a formación especializada, así como facilidades para la contratación por parte de empresas que colaboran con este programa.

Otra de las numerosas ventajas de estar apuntado al paro es que, en caso de fallecimiento de la persona desempleada, se facilite al cónyuge el acceso a la pensión por viudedad. Cuando se produce el fallecimiento de una persona, si estaba dada de alta como demandante de empleo, se entiende que estaba en situación asimilada al alta, lo que facilita el cumplir con los requisitos para que su cónyuge acceda a la pensión de viudedad.

Otro beneficio es el poder cumplir con uno de los requisitos para poder optar a la jubilación anticipada, que se pide que el solicitante esté inscrito como demandante de empleo durante un mínimo de 6 meses antes a la fecha de solicitud de jubilación.

Por último, destacamos que la asistencia en sanidad se mantiene mientras se está percibiendo la prestación o algún subsidio por desempleo, y una vez que se han agotado las ayudas es indispensable continuar apuntado al paro para así mantenerla y no perder ningún derecho.

¿Cómo apuntarse al paro?

Cuando una persona se queda sin trabajo o bien porque nunca lo ha tenido, es recomendado apuntarse al paro, ya sea para beneficiarnos de prestaciones, de un subsidio o ayudas por desempleado, así como a los cursos de formación gratuitos que ofrece el INEM, pero antes es necesario saber qué hay que hacer para darse de alta.

En primer lugar, para apuntarse al paro, hay que solicitar la tarjeta de demanda de empleo, la que popularmente se conoce como tarjeta del paro, un documento que se debe solicitar en los Servicios Públicos de Empleo de tu Comunidad Autónoma, que normalmente se encuentran en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), lo que antes era conocido como INEM.

No obstante no se puede ir a cualquier oficina, sino que hay que acudir a la que se te sea asignada en función del código postal de tu domicilio. Para consultar cual te corresponde puedes ir a cualquiera de los portales web oficiales de cada servicio autonómico o bien a la página del SEPE en la que figura un buscador que facilita esta tarea.

Debes tener en cuenta que la tarjeta de demanda de empleo se puede solicitar sin necesidad de cita previa, con tan solo acudir a la oficina que corresponda, pero si además del alta se desea pedir algún tipo de subsidio o prestación, sí será requerido el pedir fecha y hora.

Documentos necesarios para solicitar la tarjeta de demanda de empleo

A la cita para apuntarse al paro debe ir siempre de forma personal y debidamente acreditado con su Documento Nacional de Identidad (DNI). En el caso de que se trate de una persona extranjera deberá llevar el NIE así como el correspondiente permiso de residencia y/o trabajo.

Asimismo, se deberá presentar la cartilla de la Seguridad Social (en el caso de personas extranjeras este documento lo aportará en el caso de que ya haya trabajado con anterioridad en España), así como los justificantes de titulación académica o profesional que pueda tener: títulos, diplomas, permisos de conducir, acreditaciones profesionales, etc, que justifiquen todo lo que se indica en el Currículum Vitae.

Con toda esta información se elaborará un perfil de trabajador en el Servicio de Empleo para que esa persona pueda recibir ofertas de empleo que sean lo más acordes posible a su experiencia, titulación y formación.

Una vez que se dispone de una tarjeta de demanda de empleo ya estará en posesión del documento que justifica que se encuentra apuntado al paro y será necesario hacer uso del mismo para poder acceder a cualquier ayuda o prestación por desempleo, para optar a ofertas de trabajo gestionadas por los Servicios Públicos de Empleo o para acceder a los diferentes cursos de formación que se ofrecen desde estos organismos.

Un punto a tener en cuenta es que esta tarjeta de demandante de empleo se debe renovar cada tres meses, una fecha de renovación que se indica en la misma tarjeta. Esta renovación puede realizarse tanto acudiendo en persona a la oficina de empleo (no es necesario solicitar Cita previa para ello) o bien, de forma más sencilla y cómoda, a través de internet, siendo recomendable en este caso guardar muy bien el justificante resultante tras la renovación para que no se te pase la fecha y para tenerla a mano cada vez que tengas que hacer uso de la misma para disfrutar de alguno de los servicios anteriormente indicados.

En el caso de que tras apuntarse al paro y tener la debida tarjeta de demanda de empleo, en el caso de que pierdas la misma, no te preocupes ya que podrás solicitar un duplicado en la oficina de empleo, y en el caso de estar registrados en el portal web de tu Comunidad Autónoma, podrás descargar a través de internet una copia de la tarjeta que tiene la misma validez legal.

Debes tener en cuenta que quien decida apuntarse al paro tiene una serie de obligaciones que no se pueden incumplir, como es el ir a las citas de ofertas de trabajo o a la formación que se les ofrezca desde los servicios de empleo, ya que si no cumple con estas obligaciones puede recibir penalizaciones importantes, sobre todo en aquellos casos en los que se esté cobrando algún tipo de prestación.

De esta forma, ya sabes que apuntarse al paro es altamente recomendad y en muchas ocasiones obligado para así poder acceder a determinados servicios y prestaciones, por lo que si no tienes empleo es aconsejable que estés siempre dado de alto y renueves la demanda de empleo cuando corresponde, ya que aunque no tengas derecho a ningún tipo de prestación, así podrás tener acceso a cursos y además es posible que seas demandado para algunos trabajos que haya vacantes, además de poder verse beneficiado de todas las ventajas que hemos citado en la primera parte de este artículo, donde has podido leer las principales ventajas que tiene el apuntarse al paro. Por ello te recomendamos que lo hagas y te inscribas si todas no lo estás en tu Comunidad Autónoma.

 

Deja un comentario