Bienestar «no necesariamente» dañado por largas horas, dice el estudio

Bienestar «no necesariamente» dañado por largas horas, dice el estudio
Botón de compartir

bienestar y largas jornadasTrabajar horas extra a menudo tiene un costo en términos de estrés, agotamiento y depresión. Pero el trabajo extra no siempre afecta negativamente el bienestar. De hecho, según una investigación reciente realizada por académicos de ESCP Business School, puede ser al revés. Según el estudio, la diferencia crucial radica en la motivación detrás de las largas horas, ya sea que provengan de un deseo interno o presiones externas.

Para arrojar luz sobre las razones por las que los empleados trabajan muchas horas, los investigadores Argyro Avgoustaki y Almudena Cañibano entrevistaron a más de 500 profesionales de la división española de una gran consultora internacional, un contexto interesante por dos motivos: los consultores suelen disfrutar de poder de negociación y autonomía y largas horas son más o menos la norma en la industria.

El primer hallazgo encontró que el esfuerzo laboral impulsado extrínsecamente impactó negativamente en el bienestar. En otras palabras, cuando las personas pasan muchas horas debido a factores externos, como obtener recompensas, es más probable que experimenten problemas de bienestar, como estrés y depresión. No es la falta de elección lo que parece importar, sino las razones por las que eligieron trabajar horas extras.

Por el contrario, los comportamientos impulsados ​​por motivadores intrínsecos son gratificantes y, por lo tanto, se asocian con emociones, actitudes y bienestar más positivos. El estudio confirmó resultados menos negativos en términos de bienestar asociados con motivaciones internas para las horas extra. Por lo tanto, el bienestar se puede preservar cuando las largas horas de trabajo son una decisión consciente basada en una inclinación a aprender por uno mismo, un deseo de desarrollar conocimientos y habilidades relevantes, o un sentimiento de logro.

Sorprendentemente, los investigadores también encontraron que las motivaciones extrínsecas e intrínsecas en realidad se refuerzan entre sí. En otras palabras, trabajar horas extras para enviar señales de deseo de promoción, por ejemplo, es compatible con la búsqueda de crecimiento. Además, encontraron que la asociación entre el esfuerzo laboral impulsado intrínsecamente y el bienestar era más positiva a niveles más altos de horas extra, mientras que el esfuerzo laboral guiado externamente reducía el bienestar independientemente de la cantidad de horas extra.

Almudena Cañibano, profesora asociada en gestión de recursos humanos, dice: “Nuestros conocimientos serán útiles para los responsables de la formulación de políticas y los gerentes de recursos humanos a medida que exploran formas de mejorar el bienestar en el trabajo. Deben centrarse en fomentar el diseño de trabajos significativos en los que los trabajadores estén dispuestos a participar por interés en la tarea en sí y el aprendizaje que puede producir, en lugar de simplemente proporcionar nuevos incentivos extrínsecos".