como abrir una puerta con radiografía

Como abrir una puerta con radiografía

5
(1)

Existen ocasiones de la vida que nos obligan a recurrir a medidas extremas para poder solucionarlas. Esto es algo que, por ejemplo, sucede cuando tenemos problemas con las llaves de la casa. Es entonces cuando se vuelve menester aprender como abrir una puerta con radiografía. Sí, así es, existe la posibilidad de que te veas en la necesidad de hacer esto.

Los motivos por los cuales debas recurrir a algo tan extremista como esto solamente los sabrás tú. No obstante, sí se sabe ya de muchas personas en diversas partes del mundo que lo han necesitado. Así que no debes sentirte mal si te toca hacer esto. Al contrario, es fundamental que sepas cómo hacerlo bien por si se presenta el caso.

También te puede interesar: Cómo sembrar tomates

Situaciones en las que es necesario abrir una puerta con radiografía

Como te hemos explicado a modo de introducción, existen muchos tipos de situaciones que pueden obligarnos a recurrir a medidas desesperadas. Cuando se trata de algo tan necesario como lo es las llaves de la casa, sin duda hay que preocuparse. Bien sea que te hayas quedado encerrado dentro de la misma o que no puedas entrar en ella.

Entre todos los motivos que pueden presentarse, hay algunos que son los más comunes de todos. Por ello, te mencionaremos los tres más comunes para que identifiques tu caso entre ellos.

Se te perdieron las llaves

Sin duda alguna, el motivo más frecuente por el que debes recurrir a otras opciones es porque perdiste tus llaves. No te preocupes, esto les ha pasado a más personas de las que crees. No es simplemente por ser despistado, puede haber días en los que tienes la cabeza en otro lado y extravías objetos por ello.

Alguien te cerró la puerta por fuera sin querer

Del mismo modo, existe la posibilidad de que alguien de tu familia haya cerrado la puerta por fuera y se haya ido con la única copia de llave que queda. ¿Qué puedes hacer entonces si debes salir a cumplir con una responsabilidad? Pues buscar una placa radiográfica y darle un uso fuera de lo común.

Te robaron las llaves

Finalmente, otra de las eventualidades que pueden hacerte recurrir a esto es que te hayan robado las llaves. Se trata, por supuesto, del caso más extremista de todos. Aunque no le deseamos esta suerte a alguien, sabemos que es algo que puede suceder, así que debes estar preparado.

Pasos a seguir para aprender cómo abrir una puerta con radiografía

Ahora bien, independientemente del motivo por el cual no tengas tus llaves a la mano, es fundamental abrir la puerta de tu hogar. Esto es algo que puedes hacer con la ayuda de diversos objetos, siempre y cuando sepas cómo utilizarlos del modo correcto.

Por lo tanto, en el texto de hoy, nos centraremos solamente en la utilización de una placa radiográfica. Se trata de ese material plástico sobre el cual imprimen y nos entregan los resultados de cualquier examen rayo X que te realicen. Puedes utilizar cualquiera que tengas en caso si estás encerrado por dentro o pedirle alguna a un vecino.

La idea de emplear este tipo de material para dar apertura a tu puerta está ligada a lo resistente que es. Por ese motivo, para aprender cómo abrir una puerta con radiografía, solamente debes seguir estos pasos:

Encontrar una radiografía completa y resistente

Lo primero, por supuesto, será hallar una radiografía que puedas emplear para abrir la puerta. Lo ideal es que sea una placa que esté completa y en buen estado. De esa manera te asegurarás de que sea lo suficientemente resistente como para hacer una acción de este tipo.

Introducirla por la ranura de la puerta

Luego de tener una en tus manos, lo primero que debes hacer es introducirla en la ranura existente entre la puerta y el marco de la misma. No es obligatorio introducirla por completo. Con que sean al menos unos cinco centímetros aproximadamente estará más que bien.

Deslizar y hacer movimientos fuertes y continuos

Ten en cuenta que toda puerta tiene un cierre y un resbalón. Así que lo mejor será introducirla bajo estos e ir subiendo. El cierre será el más fácil de pasar, con un movimiento firme, rápido y fuerte será más que suficiente.

El resbalón es el que se encarga de abrir y cerrar la puerta. Al llegar a él, debes comenzar a realizar movimientos cortos, pero fuertes hacia arriba. Con unas cuantas repeticiones de esto el resbalón debería quedar abierto y, por ende, la puerta también.

Utilizar aceite o algún tipo de grasa en caso dificultades

En algunos casos, puede ser necesario aplicar algún tipo de grasa o aceite en la radiografía. De modo que al moverla se traslade de la mejor forma posible. Así te será mucho más sencillo aprender cómo abrir una puerta con radiografía.

¿Qué hacer si no lograste dar apertura a la puerta con una placa radiográfica?

Si bien la idea de abrir tu puerta con una placa radiográfica suele funcionar en la mayoría de los casos, siempre cabe la posibilidad de que no sea así. Por muy sencillo que parezca, hay personas que no logran hacerlo. Si tú lo intentaste y no lo lograste, no te desesperes. Debes pensar calmadamente y solucionar la situación con alguna de estas ideas:

Recurrir a otras opciones

En primer lugar, pueden intentar recurrir a otros objetos con los que puedes abrir las puertas del hogar. Algún tipo de gancho, una tarjeta de débito vencida, un cuchillo, entre otras opciones.

Llamar a alguien que tenga una copia de la llave

Si notas que es imposible abrirla con todos los objetos que tengas a la mano, deja de intentarlo. Para evitar causarle daños al mecanismo de la puerta, lo mejor será llamar a alguien que tenga una copia de la llave.

Contactar con un cerrajero

Finalmente, una vez que hayas logrado entrar o salir de tu hogar, será el momento ideal de llamar a un cerrajero. Ya que, luego de una situación así, se recomienda cambiar la cerradura y sacar varias copias de la llave nueva.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *