Como curar el herpes labial

0
(0)

El herpes labial es un problema que da origen a heridas y ampollas en la boca, siendo habitual encontrarlas por debajo del labio y que ocasionan dolor y picor en la zona en la que aparece.

Uno de los grandes problemas del herpes labial es que se trata de una enfermedad que se contagia con facilidad y que se transmite mediante el contacto directo, por lo que puede contagiarse durante un beso o al utilizar objetos que han sido utilizados anteriormente por una persona contagiada, como puede ser un vaso, una toalla o un cubierto.

Síntomas y causas del herpes labial

Antes de enseñarte lo que tienes que hacer si quieres saber como curar herpes labial, vamos a repasar tanto los síntomas como las causas de su aparición.

En cuanto a los síntomas frecuentes de un herpes labial nos encontramos con una herida en el labio, ampollas sensibles, picazón y enrojecimiento en uno de los lados del labio y dolor en la boca. Asimismo se debe tener en cuenta que existen algunos síntomas previos a su aparición como son la sensación de hormigueo o el enrojecimiento de la zona de los labios en la que va a aparecer.

En cuanto a las causas que pueden provocar la aparición de un herpes en la boca, debes tener en cuenta que aunque el virus del herpes pueda entrar en el organismo, este puede estar en el mismo durante varios meses o años sin estar activo y sin provocar síntomas, hasta que llega un día en el que sí se muestra activo.

Tras un primer episodio de herpes, hay diferentes factores que pueden contribuir a su aparición, como son el estrés, la exposición prolongada al sol, tratamiento con antibióticos, enfermedades del sistema inmunológico o un sistema inmunológico débil.

Cómo curar herpes labial

Si quieres saber como curar el herpes labial debes saber que existen diferentes métodos y opciones, teniendo en cuenta que el tratamiento puede realizarse haciendo uso de medicamentos antivirales o bien optar por alguno de los remedios caseros que te vamos a indicar a continuación:

Extracto de propóleo

Para contribuir a que las heridas del herpes se puedan cicatrizar de una forma más rápida, se debe aplicar sobre estas heridas tres gotas de extracto de propóleo durante al menos tres veces al día.

El extracto de propóleo es un gran remedio natural que contribuye a la hora de cicatrizar las heridas gracias a sus propiedades regeneradoras y antivirales, haciendo así posible que el herpes dure menos tiempo y la piel cicatrice más rápido. Este extracto se puede encontrar fácilmente en farmacias.

Té de zarzaparrilla

El té de zarzaparrilla ayuda a la cicatrización de la piel y también para evitar la inflamación de las heridas. Para ello debes tomar esta infusión tres veces al día, o bien ser situado sobre las heridas del herpes tres veces al día.

Para la preparación del té se necesita de una taza de agua hirviendo y 20 gramos de hojas secas de Zarzaparrilla, las cuales deben colocarse en el agua hirviendo para posteriormente tapar y dejar enfriar un poco. Antes de beber o utilizar sobre las zonas en las que hay heridas del herpes se debe dejar enfría un poco.

Té de hierba mora

Este té se realiza con las hojas de la hierba mora, siendo una de los mejores remedios caseros para poder hacer frente al herpes. Para su elaboración se necesitan cinco hojas de hierba mora picadas y una taza de agua.

Para preparar el té se deben colocar todos estos ingredientes en una olla, dejando que hierva por espacio de 10 minutos, para posteriormente dejar enfrías y aplicar el té sobre las ampollas del herpes, para lo cual se puede utilizar un algodón o una gasa. Asimismo, las hojas pueden ser colocadas directamente por encima de las ampollas por un tiempo de entre 5 y 10 minutos.

Con este remedio se consiguen secar las heridas, calmar las molestias del herpes y cicatrizar la herida.

Té negro

Junto a los remedios anteriores, también se puede hacer uso de té negro para tratar el problema de los herpes. Si quieres saber cómo curar herpes labial, debes saber que las bolsas del té negro pueden ser aplicadas por encima de las zonas con herpes 2-3 veces al día.

Para poder elaborar esta solución se deben usar dos bolsas de té negro y medio litro de agua. Para su elaboración, se deben colocar dichos sobre en una olla con el medio litro de agua y se debe hervir durante varios minutos. Luego, cuando esté tibio se podrán colocar las bolsas de té negro sobre las heridas del herpes.

Jarabe de Bardana

El Jarabe de Bardana puede ser consumido tres veces al día para tratar de sanar las heridas que son causadas por el herpes, un jarabe que se puede preparar utilizando una cucharada de bardana, una taza de agua hirviendo y una taza de miel.

Para la elaboración de este jarabe se debe colocar la bardana en una olla con una taza de agua hirviendo y mantenerlo durante 15 minutos. Un vez ha pasado este tiempo se debe colar y añadir la miel removiendo hasta lograr una mezcla que sea bien homogénea.

Ajo

El ajo es un alimento que, además, se puede utilizar como antibiótico natural, siendo tan sencillo como cortar un diente de ajo a la mitad y colocarlo directamente sobre las ampollas y heridas, o bien puede prepararse una pasta de ajo para posteriormente proceder a aplicarla sobre la piel.

El ajo es un alimento que se utiliza para tratar diferentes problemas en la piel gracias a sus excelentes propiedades antibióticas y antinflamatorias, ayudando así a tratar y prevenir infecciones.

Estos son solo algunos de los remedios caseros que se pueden encontrar y que se deben valorar si se quiere saber como curar herpes labial y hacer que las molestias propias de los herpes desaparezcan, haciendo que las heridas se cicatricen lo más rápido posible y así que se corrija ese problema estético que supone el tener un herpes en un labio.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario