Como echar a un inquilino sin contrato

Si quieres saber como echar a un inquilino sin contrato debes saber antes que para que el propietario pueda recuperar su vivienda de forma judicial tiene que acudir a lo que se denomina “deshaucio por precario”, caso para el cual es fundamental que no haya contrato de arrendamiento, ya sea escrito o verbal.

En la sociedad actual son muchos los propietarios de viviendas que prefieren no declarar a Hacienda el alquiler de una vivienda, casos en los que se debe tener en cuenta que un contrato verbal es totalmente válido, por lo que en el caso de que haya un conflicto, podría haber problemas a la hora de echarlo del hogar.

En ese caso, el propietario o inquilino que cuente con más pruebas para demostrar su verdad será quién tenga las de ganar, aunque en muchas ocasiones la situación se vuelve demasiado compleja.

En el caso de que existe un contrato escrito o verbal se podría llevar a cabo una demanda de deshaucio por impago de rentas pero no por no tener contrato.

Este tipo de situaciones se considera que es “precario puro” en aquellos casos en los que el propietario del inmueble ha sido quién ha permitido a una tercera persona que ocupe la vivienda sin cobrar renta por ello y sin haber fijado una duración para ello, aunque la jurisprudencia añade una segunda figura, que hace referencia a aquellos que ocupan el inmueble sin el consentimiento del dueño, es decir, los “okupas”.

Cómo echar a un inquilino sin contrato

Si buscas saber como echar a un inquilino sin contrato debes tener en cuenta que puedes interponer una demanda de desahucio contra el inquilino sin contrato sin estar en la necesidad de hacer llegar ningún tipo de requerimiento previo, si bien es aconsejable siempre realizarlo, como por ejemplo el envío de un burofax, ya que en muchos casos ayuda a la hora de que el inquilino que no tiene contrato abandone el inmueble y devuelva.

De igual forma, el haber enviado este burofax servirá para que en caso de no lograr que el inquilino devuelva la vivienda, puedan imponérsele las costas.

Antes de empezar con el proceso debes tener en cuenta que para poder echar al inquilino mediante la vía judicial, y por lo tanto los gastos que debes asumir son el del abogado, el del procurador, el poder notarial para pleitos y en algunos casos es necesaria la intervención de un cerrajero.

Para saber como echar a un inquilino sin contrato debes interponer la demandad contra este, confiando en que haya una sentencia favorable que haga que el demandado debe abandonar la vivienda. Si no lo hace de forma voluntaria tendrá que demandarse por segunda vez para que sea el juez quien decida al respecto. El proceso en su totalidad se puede alargar entre 5 y 8 meses.

El proceso de este tipo de casos es verbal, debiendo empezar por la presentación de la demanda, que debe estar acompañada del poder para pleitos, copia de la escritura de propiedad del inmueble y las notificaciones que se le hayan enviado al inquilino previamente solicitando que devuelva la vivienda.

Esta demanda debe ser presentada ante el Juzgado de Primera Instancia del lugar en el que se encuentre la vivienda, siendo la parte demandada bien las personas a las que se les cedió inicialmente la misma o las personas que estén ocupando la vivienda en ese momento de la presentación de la demanda

Una vez que se el Juzgado recibe la demanda enviará la demanda a la parte demandada y emplaza a todas las partes a un juicio (vista), tras el cual el asunto quedará visto para Sentencia, una sentencia donde se pronunciará la decisión final acerca del asunto y la condena en costas.

En el caso de que la sentencie estime las peticiones del propietario del inmueble (demandante) y los demandados no abandonen el inmueble podría ejecutarse el lanzamiento, que es el desalojamiento de la vivienda, estableciendo una fecha para ello, en la cual se puede recuperar la vivienda de forma voluntaria o forzosa.

De esta manera ya sabes como echar a un inquilino sin contrato de una vivienda que es de tu propiedad de la manera legal, lo cual puede hacer que el proceso llegue a demorarse durante un buen periodo de tiempo, todo dependerá de cada caso en particular y de la disposición de los inquilinos sin contrato a abandonar la misma.

Es importante distinguir entre los dos tipos de inquilinos sin contrato que hemos indicado al comienzo de este artículo, ya que en base a ello la situación puede cambiar de forma sustancial la resolución del conflicto.

En todo caso en primer lugar se debe tratar de agotar la vía verbal y la petición formal para que estos inquilinos abandonen el inmueble, pero en el caso de que esas conversaciones no fructifiquen llegará el momento de tener que adoptar otras medidas, comenzando por enviar un burofax solicitándole que abandone la vivienda o, en última instancia iniciar los trámites legales para la recuperación del inmueble, para lo cual tendrá que seguir los pasos que hemos detallado en el presente artículo.

Por último, recordamos que los derechos del inquilino en un acuerdo verbal son los mismos que si hubiese un contrato por escrito, por lo que pueden hacer un uso y disfrute de la vivienda de forma pacífico, debe realizar el pago de su renta mensual, está obligado a mantener la vivienda en buen estado y tiene derecho a preferencia en la adquisición de la vivienda, lo que se conoce como derecho de tanteo en el caso de que el propietario del inmueble decida ponerlo a la venta. De igual manera la duración del contrato y las prórrogas del mismo son las mismas que si el contrato fue hecho por escrito.

Para demostrar que es el inquilino, una persona debe acreditar el pago de la renta mensual, que la vivienda sea su domicilio fiscal, si está censado en esa vivienda en el padrón municipal y los contratos del consumo de suministros como gas, luz, agua, teléfono…

 

Deja un comentario