Como educar a un gato

Como educar a un gato es una pregunta muy habitual y una duda que se plantean todas aquellas personas que acaban de adoptar a un cachorro o un felino de mayor edad, siendo siempre, más fácil, educar a un cachorro puesto que nos encargaremos de orientarle hacia un comportamiento correcto, lo que hará que su convivencia con nosotros sea más agradable para todos y además el gato sea feliz y una mascota educada. Que un gato destroce los muebles o muerda no es nada agradable y tampoco que haga sus excrementos donde no debe.

Si estás buscando como educar a un gato debes tener presente que se trata de animales que son muy inteligentes y capaces de aprender rápidamente lo que buscamos enseñarle, aunque por su naturaleza juguetona y el temperamento que tienen a veces puede resultar algo más complicado de lo esperado. No obstante a lo largo de este artículo te enseñaremos a educar a tu gato desde que es pequeño.

Cómo educar a un gato paso a paso

Su llegada al hogar

Para comenzar a saber como educar a un gato hay que colocarse ya en su primer día en el hogar, siendo este primer día fundamental. En este día es importante mostrarle mucho afecto para que el gato confíe de forma plenamente en nosotros y así se muestre mucho más receptivo a la hora de aprender.

Para ello hay que acariciarlo y háblale con tono amable. Si el gatito ronronea nos estará mostrando su complacencia, y si nos lame será una señal de que ya nos considera parte de su familia. Estos son dos claros signos indicativos de que el gato se encuentra cómodo con nosotros y que ya ha comenzado a aceptarnos como parte de su familia, sintiéndose así más integrado en el hogar. Obviamente cada gato puede tener su propio carácter, que depende también en parte de su raza, que cada una tiene sus particularidades, pero por norma general pueden educarse de una forma similar.

Otra de las principales acciones a realizar en su llegada al hogar es mostrarle la ubicación de todos los objetos personales que él tendrá, como son su comedero y bebedero, su recipiente con la arena y sus juguetes. Todo ello aprenderá poco a poco a utilizarlos y, por supuesto, se debe mantener siempre a su disposición agua limpia y fresca, por lo que debe ser renovada de manera frecuente.

Cuando el gato esté adaptado a su nuevo hogar será el momento en el que habrá que comenzar con el aprendizaje de la mascota.

Educarle para que utilice el arenero, sus juguetes y el rascador

Es muy aconsejable que desde el primer día el gato tenga a su disposición un rascado para así motivarlo a que juegue el frecuentemente y lo sepa utilizar, lo que ayudará a que no busque rascar sus uñas contra el mobiliario y otros elementos del hogar. Se puede optar por un rascador dinámico que cuente con otros objetos y juguetes que le supongan una mayor estimulación, pero si no podremos estimularle nosotros mismos.

Puede ocurrir que el gato aprenda a afilar sus uñas en el rascado pero que cuando no estés en el hogar que utilice los sofás u otros objetos. Si ocurre esto se debe seguir motivando al minino a que haga uso del rascador, premiándole cada vez que lo utilice con premios de comida y caricias para así reforzar su conducta y que aprenda con este refuerzo positivo.

Además del rascador, es muy importante enseñarle a utilizar el arenero, debiendo siempre elegir un arenero que tenga un fácil acceso. Después de comer, al despertarse o tras haber jugado intensamente se le debe llevar al arenero, premiándole cada vez que lo haga bien. Si el gato hace sus necesidades en otro lugar frecuentemente, se debe desplazar el arenero hasta esa zona y así felicitarle cuando haga sus deposiciones en el arenero.

Dentro de las diferentes pautas que se deben llevar a cabo si buscas saber como educar a un gato, debes considerar que a un cachorro se le deben proporcionar juguetes que le permitan aprender a “cazar”, tales como pelotas pequeñas, ratones de trapo, sonajeros con plumas, etcétera, que son juguetes muy simples y que incluso puedes fabricar tú mismo y que hará que tu gato se divierta mucho.

Enseña al gato a no morder ni arañar

A los gatos pequeños les gusta pelearse con las manos atacando con los dientes y sus uñas. Se debe procurar que dentro del proceso para saber como educar a un gato se busque que pierdan esta costumbre que llevan innata de la forma más rápida posible. Para ello es recomendable seguir estos pasos:

Cuando el gato aún es muy pequeño, antes de que cumpla las tres semanas de edad, se le debe permitir que explore y dé mordiscos, ya que es algo normal en esta etapa y es fundamental para su conducta.

Una vez hayan pasado esas tres semanas, cada vez que el gato nos arañe o muerda debemos quejarnos con un pequeño chillido, y también dejaremos de jugar con él. De esta manera el gato comenzará a asociar el fin del juego que tanto le gusta con su actitud.

No sobreexcites al gato para que no tienda a morder o arañar, ya que en muchos casos la sobreexcitación es lo que provoca que los pequeños felinos se sientan atraídos por morder o arañar. Si se nota demasiado excitado es preferible dejar que se tranquilice antes de continuar.

Haz uso de juguetes de tipo “cañas de pescar” para que el gato aprenda que este tipo de objetos sí puede morderlos o arañarlos. De esta forma aprenderá que puede morder y arañar juguetes pero no a nosotros.

Lugares peligrosos para el gato

Es de gran importancia que el gato asocie la cocina a un lugar en el que no puede estar, lo cual que es fundamental para evitar que pueda un tropiezo con él pueda llegar a provocar daño tanto a ti como a él o a otros miembros del hogar. Además tampoco es un lugar apropiado por haber fuegos y elementos peligrosos para él como el horno, los cuchillos…

Si vemos que el gato tiene mucho interés en este lugar será recomendable colocar su comedero y bebedero en otras zonas de la casa y se le privará el acceso a esta habitación. La cocina no es un lugar en el que deban estar los gatos, por lo que se debe trabajar en enseñarle que es una estancia por la que no puede estar.

Educa al gato mediante un refuerzo positivo

Los gatos pequeños acostumbran a ser muy traviesos, por lo que es importante conocer algunas técnicas que utilizar, siendo el refuerzo positivo muy importante para saber como educar a un gato desde que es pequeño. Ten en cuenta:

Premia a tu gato con comida o bien con unas caricias o palabras que sean amables siempre que este muestre una conducta positiva y que te agradable. De esta manera entenderá que es algo correcto y que está bien que haga es acción.

Si el gato te araña para que le prestes atención, en lugar de hacerlo ignórale. De esta forma aprenderá que al arañarte no consigue lo que pretende. Si se acerca a ti relajadamente será un buen momento para premiarle con un refuerzo positivo.

Evita regañar o castigar al gato cuando lleve a cabo una conducta que no te agrada. Esto es debido a que aunque muestre una conducta inapropiada, los gatos seguirán intentando llamar tu atención aunque los castigues. Para enseñarle deberás pasar más tiempo con él y seguir reforzando su conducta cuando lleve a cabo acciones positivas que merezcan una recompensa.

Por supuesto nunca debes utilizar el castigo físico, acorralarle o hacer que pase miedo, ya que esto es contraproducente y provocará un efecto contrario al que se pretende, que es el de enseñar al gato a que se comporte de la forma apropiada.

Juega y estimula su mente

Para que un gato aprenda y tenga agilidad mental es importante dedicarle tiempo y realizar con él juegos de inteligencia. Para ello puedes bien optar por la compra de juguetes u optar por elaborarlos tú mismo en casa, buscando siempre la estimulación del minino.

El jugar con el gato nos ayudará mucho en su educación, sobre todo acompañándolo del refuerzo positivo.

Siguiendo todos estos consejos sabrás como educar a un gato, que aunque es un proceso que puede llevar su tiempo, es algo sencillo de realizar, además de muy entretenido. Gracias a los juegos y el refuerzo positivo se conseguirá que el gato comprenda todo aquello que se le intenta transmitir.

Estamos seguros de que si sigues todos los puntos aquí reflejados podrás culminar la educación de tu pequeño gato de una manera exitosa, haciendo que se comporte de la forma más apropiada, lo que hará que haya menos enfados en el hogar por acciones inapropiadas del gato y que contribuirá a que haya un mejor ambiente y el gato pueda convivir de una forma tranquila y feliz en el hogar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *