El siglo XXI disfruta del éxito de los e-cigarrillos

A pesar del amplio reconocimiento de los cigarrillos electrónicos, sus antecedentes históricos no han sido tan afortunados. Por si no lo sabes, cuando se creó el primer cigarrillo electrónico en la década de 1960, no logró una posición extraordinaria, hasta el punto de que el formato fue descartado por un público que se sentía a gusto fumando cigarrillos tradicionales. Lo bueno de todo es que desde la llegada del siglo XXI, es posible adquirir cigarro electronico barato gracias a la amplia comercialización de la industria del vapeo que inició en China durante el año 2003, cuando Hon Lik vio pasar a su padre por una fuerte enfermedad que afectó sus pulmones con consecuencias mortales.

A partir de ese momento, sus habilidades y capacidades como especialista en fármacos le dieron la legitimidad para fabricar un cigarrillo electrónico que funcionara con vapor con la intención de evitar la combustión. La idea fue un triunfo y pronto los cigarrillos electrónicos salieron de Asia y llegaron al resto del continente donde su protagonismo no piensa decaer.

¿Qué partes conforman un e-cigarrillo?

Los cigarrillos electrónicos difieren del formato clásico en muchos aspectos, y su apariencia física es lo que más llama la atención. Estas son sus partes:

Vaporizador: Funciona como el mecanismo de calentamiento que transforma el líquido del cigarrillo en vapor. También se le conoce como atomizador.

Resistencia o Coil: Este componente está situado dentro del atomizador para crear el calor y dar paso a la vaporización del líquido.

Base neutra o líquido base: Se trata de una sustancia neutra que sirve para personalizar los líquidos de e-cig. Normalmente se promueven dos tipos: la glicerina vegetal o base VG y el propilenglicol o base PG.

e-líquido: Es el líquido o sustancia de los cigarrillos electrónicos. Se le conoce con diferentes nombres, por ejemplo, e-juice, e-jugo, e-liquid, e-líquido o líquido para e-cig. Esta sustancia pasa por el atomizador y se convierte en vapor que se aspira a través de la boquilla.

Algodón natural: Es el componente orgánico utilizado como método para enviar el e-líquido a través de la resistencia para que pueda salir a la boquilla.

Batería: Es la fuente de energía o carga del aparato.

Boquilla o punta de goteo: Se refiere a la pieza del e-cigarrillo donde reposan los labios para vapear.

Vapor en lugar de humo

Dejar atrás el humo del tabaco era un pensamiento lejano; no obstante, otro horizonte se vislumbra desde la innovación de los e-cigs. Todo el mundo se da cuenta de que los cigarrillos convencionales contienen tabaco y diferentes sustancias tóxicas ampliamente estudiadas cuyo consumo continuo comprometen no solo el sistema respiratorio, sino el estado de salud en general. Para que tengas una idea más clara, los cigarrillos clásicos emiten humo debido a que alcanzan una temperatura aproximada de 900 °C el cual afecta tanto a los fumadores directos como a los secundarios.

Curiosamente, la disposición creativa de los e-cigs garantiza que la temperatura no supere los 350-400 °C; en este sentido, el fluido puede calentarse, produciendo solo vapor. En la actualidad, este líquido puede contener o no nicotina, lo que permite al cliente poner fin a la propensión a fumar y considerar las posibilidades de bienestar que este sistema puede presentar a corto y largo plazo.

Ventajas más aplaudidas de los e-cigarrillos

El motivo principal por el que el cigarrillo electrónico se ha convertido en una versión más apropiada y de beneficio para hacer la transición de fumar es que no se existe combustión durante su uso, ya que la temperatura que alcanza es inferior a la del tabaco convencional. Además, los cigarrillos electrónicos carecen de las principales sustancias tóxicas de la versión clásica, como el alquitrán, y es que los estudios han demostrado que esta sustancia de consistencia espesa se adhiere a los pulmones dando paso a una capa pegajosa que provoca auténticas e irreversibles enfermedades a nivel respiratorio.

Numerosos fumadores secundarios o pasivos se sienten consolados al no estar indefensos ante el irritante humo y la aguda fragancia de la nicotina. Los estudios han demostrado que los e-cigarrillos no tienen una interacción de combustión, ya que en lugar de humo, sale un vapor fluido.

Por lo tanto, tienen un menor riesgo para los fumadores pasivos, que es la razón por la que son la mejor versión para reducir los riesgos de la adicción al tabaco.

Por si fuera poco, los fumadores habituales disfrutan al ver el beneficio que presentan los cigarrillos electrónicos en su bolsillo, ya que el gasto semanal de las cajas de cigarrillos disminuye considerablemente.

Obviamente, el gasto inicial de cara a la primera compra del equipo será mayor, sin embargo, es más rentable a largo plazo.

Si quieres sacar tus propias conclusiones, lo mejor es que apuestes por productos de vapeo de calidad como los de Terpy, por algo se alza como la tienda web más valorada del mercado europeo.

Deja un comentario