Como elegir el colchón para un bebé

0
(0)

Si no sabes como elegir el colchón para un bebé, en este artículo encontrarás todo lo necesario. Vamos a dividir el tema en cada uno de los aspectos que deberás tomar en cuanto cuando vayas a comprar. ¡Comencemos!

La tarea de escoger un colchón de cuna no es cualquier cosa. De no hacerlo bien estarás exponiendo a tu bebé a un descanso difícil y poco satisfactorio. Por si fuera poco su crecimiento se verá comprometido.

Tamaño

Aprender cómo elegir el colchón para un bebé siempre comenzará por el tamaño, por ser este el aspecto más evidente. Los bebés necesitan dormir en colchones que se ajusten por completo a su cuna.

De lo contrario podrían enfrentar muchos riesgos. Uno de ellos, quizás el más peligroso de todos, es la asfixia. En ese sentido, el espacio libre respecto a la cuna debe ser de dos dedos como máximo.

Ahora bien, el colchón deberá adaptarse también a la forma y las dimensiones de su cuerpo. Esto en principio es difícil. Por suerte, vamos a darte las dos medidas más generales:

  • Colchón de 60 x 120 cm. Estos colchones servirán con bebes que tengan entre 0 y 5 años.
  • Colchón de 70 x 140 cm. Esta alternativa también funciona con bebés de menos de un año. Como máximo lo podrán usar hasta los 7 años de edad.

Como puedes deducir, ambas medidas le servirán al bebé durante años. Esto, además de práctico, se traduce en un buen ahorro a largo plazo. De igual forma, si tu hijo se siente cómodo con el colchón podrá tenerlo a su lado durante mucho tiempo.

Tipo de material

Los colchones para bebé pueden estar hechos de varios materiales. Cada uno presenta su ventaja y ofrece un confort distinto al niño. A pesar de que la lista de opciones es grande, podemos agruparlas todas en cuatro tipos:

Látex

En líneas generales los colchones de este material resultan bastante flexibles y cómodos. Se les estima también porque ofrecen una amplia protección contra ácaros y todo tipo de insectos.

Sin embargo, el látex puede a su vez dividirse en otros tipos. El mejor de todos y el más conveniente para tu bebé será siempre el látex natural. Este ventila el calor para que no se concentre en el cuerpo del niño.

Espuma poliuretano

Siguiendo con cómo elegir el colchón para un bebé tenemos este otro material. Es tal vez el más popular debido a que cuesta menos que los demás. Se destaca porque genera confort en varios puntos de presión.

A la vez, la espuma poliuretano es una de las alternativas más ligeras. Lamentablemente, no soporta demasiado bien el paso del tiempo. Aunado a ello está que no distribuye muy bien el calor.

Fibra de coco

Este posiblemente sea el material menos común de todos, aunque no por eso pierde su mérito. La fibra de coco es altamente ecológica, y cuenta con propiedades que le permiten distribuir las corrientes de aire.

Es por esa razón que en este material es prácticamente imposible que haya humedad. Al ser así se evita por completo que los ácaros se conviertan en un problema para tu hijo.

Muelles

Los colchones de muelles son muy recomendados por los especialistas. Esto porque le brindan al bebé la firmeza que necesita su columna vertebral para desarrollarse correctamente.

Eso sí, este material funciona mejor con algunos niños. En consecuencia, antes de inclinarte por él sería mejor que consultes a un pediatra. Así sabrás si a tu bebé le irá bien con este tipo de colchón.

Grosor

No se puede ser un entendido en cuanto a cómo elegir el colchón para un bebé si se ignora este apartado. El grosor de estos colchones siempre deberá ser bajo o medio.

Siendo alto, resultaría un problema respecto al peso del bebé. Por ende, lo más recomendable es que el grosor sea de 12 cm como mínimo y como máximo de 18 cm. Ese rango es más que apto para servir con niños ligeros y pesados por igual.

Inclusión de una funda lavable

Por muy bueno que sea el material del colchón, indefectiblemente estará expuesto a llenarse de manchas y de sudor. Esto se puede aligerar bastante si el mismo viene por defecto con una funda lavable.

Dicha funda servirá para retener la suciedad, y a largo plazo el colchón se mantendrá mucho más limpio. Por supuesto, puedes obtenerla aparte. No obstante, eso implicaría un esfuerzo y un gasto extras. Es mucho más cómodo que venga incluida.

De cualquier manera, debes asegurarte de que la funda sea también impermeable. Esta característica contribuirá a que las manchas no se adhieran a ella. Asimismo su material ha de ser transpirable, para que permita la correcta respiración del bebé.

Certificación

La certificación, sin ser un rasgo físico del colchón, también posee su propia importancia. Es en pocas palabras un sello de garantía respecto a la calidad del mismo.

En conjunto con ello está el aspecto de la seguridad. La certificación te permite verificar que el material del colchón no contiene sustancias nocivas. Con ello evitarás cualquier peligro al bebé.

Algunos certificados engloban también la funda. En este caso se está dando garantía de que posee una eficacia notable o total contra los ácaros. En paralelo se asegura igualmente la composición del material.

Densidad

Este último punto para saber cómo elegir el colchón para un bebé es tan fundamental como los anteriores. La densidad guarda una relación directa con la firmeza de los colchones.

El colchón tiene que ser firme. Esto por cuanto debe poder sostener el cuerpo del niño. Solo en la medida en la que lo haga se le asegura al bebé un buen desarrollo físico.

La densidad se mide siempre en kg/m3. El rango más recomendable para todos los bebés va de los 20 a los 22 kg/m3. Si es mayor resultará demasiado duro como para que duerman bien. Si en cambio es menor, será muy blando y no los sostendrán firmemente.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario