Como embalar un paquete para correos

En muchas ocasiones nos vemos obligados a enviar un paquete a otra persona, ya sea para enviarle un regalo, para hacer una devolución de una compra, etcétera, recurriendo muchas veces al servicio de mensajería de correos. Ante esta situación podemos tener la duda de como embalar un paquete para correos, por lo que en este artículo vamos a indicarte cómo debes hacerlo.

En primer lugar es importante que tengas siempre presente que, en función del tipo de objeto a transportar o enviar, será necesario optar por un tipo de embalaje o por otro, existiendo una amplia cantidad de opciones a nuestra disposición.

Para aprender a como embalar un paquete para correos tenemos que empezar por elegir el embalaje, siendo algunos de los más utilizados los siguientes:

Tipos de embalaje

Cajas de cartón

Este tipo de embalajes deben ser de cartón rígido y estar en perfectas condiciones, es decir, ser nuevas, ya que aquellas cajas que se encuentren dañadas o que hayan sido reutilizadas, pierden eficacia a la hora de encargarse de la protección del envío y, por tanto, de los productos o artículos que se encuentran en su interior. A la hora de elegir una caja de cartón apropiada se debe tener en cuenta el volumen del producto, ya que así se evitará que una caja que sea demasiado pequeña se rompa con facilidad o que una demasiado grande acabe siendo aplastada por el espacio vacío que tiene en su interior. En todo caso, cuando sobre espacio dentro de la caja de cartón, es aconsejable optar por material de relleno que permita cubrir esos vacíos y, además de prevenir el aplastamiento, ayudar a que los objetos enviados no se muevan, algo fundamental sobre todo en el caso de los objetos que no son de tipo textil o similar.

 

Sobres acolchados

Optar por un sobre acolchado puede ser una buena opción, pero tan solo para aquellos casos en los que los objetos que se van a enviar no son muy frágiles y son de un tamaño pequeño. Si no cumplen con estas características es mejor optar por otro tipo de embalajes.

Sobres de cartón rígido

Estos sobres de cartón rígido son recomendados para enviar todo tipo de documentos, material gráfico o libros, entre otros. Además, este tipo de sobre se abre desgarrando la lengüeta, lo que hace que sean confidenciales, garantizando así que los envíos sean más seguros.

De todas formas, independientemente del tipo de embalaje que se elija, es importante que al enviar cualquier tipo de objeto o producto se haga junto a plástico de burbujas, ya que esto ayudará a la hora de proteger los objetos enviados.

Cómo embalar un paquete para correos paso a paso

Si quieres saber como embalar un paquete para correos debes empezar por elegir el tipo de embalaje que sea más apropiado para el tipo de objetos o mercancía que se va a enviar, optando siempre por una opción que proteja a estos lo máximo posible durante su transporte hasta el destino final.

Una vez que se ha elegido el embalaje apropiado llega el momento de preparar el envío, empezando por envolver los objetos en un plástico de burbujas que así los proteja de la forma apropiada.

Una vez que se han envuelto los objetos en dicho plástico, llega el momento de colocar los objetos en la caja elegida. Una vez situados dentro de la misma se debe optar por precintar la caja con una cinta adhesiva que sea de buena calidad. Es importante que así sea para evitar que se despegue durante el transporte, con los claros inconvenientes que ello supondría puesto que podría hacer que parte de los objetos se extravíen. Con una buena cinta adhesiva evitaremos que se abra el paquete durante los diferentes pasos por los que pasa durante su trayecto desde el origen hasta el destino final.

Cuando ya se tenga correctamente precintada la caja con la cinta adhesiva llega el momento de colocar etiquetas adhesivas en aquellos envíos que así lo requieran, como ocurre en el caso de que se estén enviando objetos frágiles o que tienen una posición determinada y adecuada para su envío o cualquier otra condición excepcional. De esta forma se coloca sobre la caja estas etiquetas en diferentes zonas para que el transportista sepa siempre que debe dar un trato especial a ese paquete al existir un riesgo de rotura del mismo. En el caso de que los objetos enviados no necesiten de ninguna indicación de este tipo, se puede prescindir de estas etiquetas.

Con estos simples pasos ya sabrás como embalar un paquete para correos de la manera correcta, y una vez preparado el envío bastará con que acudas a una oficina de correos, donde deberás rellenar un formulario con los datos del emisor y del receptor y abonar el importe correspondiente, el cual varían en función del volumen de la caja y el peso del paquete a transportar, siendo este otro de los motivos por los cuales es aconsejable elegir siempre un tamaño adecuado en las cajas para embalaje.

Desde ese momento contaremos con un número de seguimiento que nos facilitará correos de una forma directa al realizar el envío, el cual nos servirá para poder comprobar en todo momento a través de la aplicación de Correos o su página web el estado en el que se encuentra el envío y si ya está en reparto o ha sido entregado, un número que podremos facilitar también al destinatario del envío para que pueda estar al tanto del estado del mismo cuando así lo desee.

Enviar un paquete por Correos es muy sencillo y el embalaje, cómo has podido ver, es muy fácil de llevar a cabo siempre y cuando se elija el tipo de caja apropiada, aunque en función del tipo de objeto a transportar, sobre todo si este es muy voluminoso o tiene formas irregulares, puede llegar a resultar más complejo el proceso de embalaje del mismo, aunque la clave radica en elegir un tipo de embalaje apropiado para cada objeto.

 

Valora este artículo

Dejar un comentario