escribir una parodia

Como escribir una parodia

La parodia ha sido durante años bien aceptada dentro del público general, tanto en texto como en actuación. Esta forma de comedia es una de las más sencillas de realizar. Ya que se parte de una obra, canción o película ya realizada. No se escribe la parodia desde cero, sino que se reescribe la historia de la cual te vas a burlar con ella. Es relativamente fácil escribir una parodia.

Si te gusta escribir y quieres intentar redactar una parodia, te invitamos a seguir leyendo el presente artículo.te estaremos dando los pasos que necesitas para saber cómo escribir una parodia. De ese modo, podrás aventurarte en este género de la literatura.

También te puede interesar: como escribir un diario personal.

Pasos para escribir una parodia

Como cualquier cosa en la vida, hacer una parodia requiere de ciertos pasos que debes seguir. De manera que todo se haga de manera organizada y el trabajo de redacción sea más sencillo para ti.

Elige algo de lo que burlarte

Lo primordial para iniciar con la redacción de la parodia, es elegir aquello que vas a parodiar. Casi cualquier situación de la vida puede ser parodiada si así lo deseas. Desde una noticia, una película, canción, serie, libro, etc. Puedes tomar cualquier cosa que desees, apropiarte de ella y reescribir tu propia versión de la historia con tono burlesco.

Esto es algo que debes pensar bien antes de comenzar a escribir la parodia. Debes elegir un tema o idea que realmente te guste. De modo que no quieras abandonar el texto a mitad de su escritura. Recuerda que debe gustarte lo que estás haciendo para que el resultado final del mismo sea excelente.

Inspírate

Luego de elegir lo que vas a parodiar, debes inspirarte. Lo primordial para esto es ver varias veces el tema que elegiste. Si es una película, vela varias veces. Si es una canción, escúchala varias veces. De esa manera, te apropiarás bien del tema. Además, puede que de allí mismo obtengas la inspiración que necesitas.

Si luego de hacer esto, consideras que no tienes la inspiración necesaria, puedes leer otras parodias. No para copiarte de ellas, si no para ver la forma en la que escriben y los recursos literarios que emplean para lograrlo. Así, tu inspiración aumentará. De igual forma, puedes realizar cualquier otra acción que a ti personalmente te inspire.

Escribe tus ideas

Cuando ya vayas pensando en lo que vas a desarrollar en tu parodia, es momento de ir anotando. En un primer momento, antes de pasar a escribir todo, hay que ir copiando las ideas. Una excelente forma de recolectar todo lo que se te vaya ocurriendo, es ir anotando tus ideas en algún cuaderno o bloc.

La mayoría de los escritores hacen esto. Llevan consigo un cuaderno a todos lados en caso de que se les ocurra algo en donde sea que estén. Lo mantienen cerca de su cama, por si un sueño les da alguna idea. Es importante anotar la idea apenas se te ocurra. Así evitarás caer en las molestas garras del olvido.

Planea los momentos de la parodia

Ahora bien, un paso fundamental para saber cómo escribir una parodia, es tener en cuenta los tres momentos de todo texto. Cualquier libro, cuento, novela o parodia necesita de un inicio, desarrollo y cierre. Solo así los acontecimientos y el desenvolvimiento de la parodia tendrá sentido y estará organizado.

Cuando estas escribiendo una parodia, el seguimiento de estos tres momentos suele ser más sencillo. Ya que deberían de ser los mismos que los de la obra original. Si bien te vas a burlar de los acontecimientos y puedes cambiar algunos. La trayectoria de la misma no debería cambiar, para que se entienda en todo momento de qué te estás burlando.

Escribe el borrador

Ya tienes el tema, estás inspirado, tienes un cuaderno repleto de ideas, planeaste los momentos ¡Es hora de comenzar a escribir! Ahora es cuando comienzas a dar rienda suelta a tu deseo de escribir una parodia. Al igual que cualquier otro tipo de texto, lo primero que vas a escribir será un borrador. El cual siempre está sujeto a cambios.

Por ello no tienes ningún tipo de inhibición al momento de redactar. Puedes hacerlo libremente, experimentar, intentar y demás. Incluso si cometes errores en el borrador, eso es parte del proceso de creación. En un borrador tienes la libertad de hacer lo que quieras. Luego, lo editarás y pulirás cuánto sea necesario hasta tener la edición final del mismo.

Evita un texto largo

Ahora bien, esto, más allá de un paso, es una recomendación. Las parodias son un tipo de texto que no suelen ser muy largos. Es por ello, que te invitamos a redactar algo corto. Cuando se trata de la comedia, la burla y la parodia, lo recomendable es que todo sea corto. De ese modo el público no se aburrirá.

Esto es algo con lo que debes cumplir con mayor rigurosidad en caso de que sea un guión de parodia. Si la vas a presentar o grabar para subir a las redes, más corta debe ser entonces. Cuando es un texto que vas a publicar como tal, puedes darte la libertad de escribir un poco más. Todo dependerá de tu decisión final sobre la parodia que acabas de hacer.

Publícala o represéntala

Hemos llegado al último paso de escribir una parodia. Pese a estar al final, esto no quiere decir que sea el menos importante. Todo lo contrario, para algunas personas es el más importante de todos.

Es el momento de mostrar tu obra al mundo. Si va a ser un mero texto, debes publicarlo en donde puedas. Si va a ser un guión, es momento de representarla en vivo o en un video.

A muchos les cuesta tomar este último paso por temor a la crítica y las opiniones negativas que pueden tener los demás. Este miedo es algo que hay que superar para que las personas puedan conocer nuestra creación. Y no solamente conocerla, sino reírse gracias a la burla que hay en la misma.

Deja un comentario