Como hacer bechamel

Hacer una bechamel no es algo complicado, aunque sí hay muchas personas que se quejan de que a la salsa le quedan grumos, muy espesa o que el sabor no es el que esperaban. Es una salsa que se prepara en apenas unos minutos y que puede tener un muy buen sabor siguiendo las siguientes instrucciones:

Ingredientes

Para hacer la salsa bechamel se necesitan los siguientes ingredientes:

  • 1 litro de leche (puede ser desnatada si quieres una salsa más ligera)
  • 60 g de harina
  • 60 g de mantequilla
  • Nuez moscada
  • Pimienta
  • Sal

Como hacer bechamel: Paso a paso

Los pasos para hacer bechamel casera son los siguientes:

  • En primer lugar se debe hervir la leche. Para ello se vierte la leche en una jarrita medidora hasta alcanzar el litro de leche y luego se incorpora a una cazuela que de fondo grueso y llevar la leche a la ebullición.
  • El segundo paso es el de fundir la mantequilla. Para ello, en una sartén aparte se funde la mantequilla a fuego lento sin que llegue a hervir. Agregando la harina y tostarla, removiendo, hasta que la mezcla se desprenda de las paredes.
  • Posteriormente se añade la leche ya enfriada, sin dejar de remover haciendo uso de una cuchara de madera hasta que esté integrada completamente junto a la harina y la mantequilla, logrando así una mezcla homogénea.
  • Después debe removerse hasta que la salsa se espese ligeramente, realizando una cocción a fuego lento sin dejar de remover, siendo aconsejable hacerlo con unas varillas manuales. Se debe remover hasta que desaparezcan los grumos que se hayan ido formando.
  • Cocer a fuego lento durante 10 minutos, siempre removiendo y a fuego lento para que no se queme. Al levantar las varillas se debe observar que la mezcla está espesa pero fluida.
  • Una vez que se ha obtenido la textura que se desea ya se pueden salpimentar y aromatizar con una pizca de nuez moscada recién rallada. Posteriormente se integra removiendo de nuevo la mezcla, cociéndola durante un minuto más y retirándola cuando vuelva a burbujear.
  • Aquellas personas que prefieran tener una textura más uniforme y fina pueden obtenerla pasándola por un colador, lo que hará que se puedan eliminar los grumos que se hayan podido haber quedado mientras se realizaba la mezcla.

Por otro lado, si se quiere utilizar la bechamel más tarde para algún tipo de elaboración se recomienda taparla con un papel film transparente haciendo que este toque la superficie, ya que cuanto menos aire haya menos se resecará y mejor se mantendrá.

 

Deja un comentario