Como hacer un reloj de arena

Tener un reloj de arena es un deseo de muchos amantes de los objetos vintage, y que, por lo general, gustan a la gran mayoría de las personas, siendo un objeto que es un tipo de reloj que, a día de hoy, continúa siendo muy útil para diferentes tareas.

Antes de saber como hacer un reloj de arena, es bueno conocer qué es exactamente este tipo de reloj, un reloj de uso ancestral que comenzó a ser utilizado por los egipcios para medir el tiempo. En sus orígenes, el reloj de arena estaba hecho de agua y consistía en un recipiente de vidrio que tenía un orificio en el fondo, a través del cual fluía el agua a otro recipiente, lo que determinaba el pasar del tiempo. Con la invención de los relojes de arena fue posible la medición del tiempo sideral y, a raíz de ello, surgió la astronomía.

Posteriormente los griegos fueron quienes perfeccionaron los relojes de arena para utilizarlos en astronomía, calculando así los diámetros aparentes del sol y la luna en función de los tiempos de transición de los mismos de un extremo al otro en función de una sola línea de visión. Los relojes de arena en polvo, como los conocemos en la actualidad, son mucho más recientes que los que estaban basados en agua, siendo los relojes utilizados en la Edad Media los más parecidos a los que conocemos hoy en día.

hacer un reloj de arena

Cómo hacer un reloj de arena paso a paso – Método 1

Si quieres saber como hacer un reloj de arena, a continuación te mostraremos paso a paso cómo hacerlo, teniendo en cuenta que lo haremos con elementos sencillos y que es muy probable que puedas tener en tu casa. De esta forma, de una manera económica podrás tener tu propio reloj de arena.

Material necesario

Para hacer tu propio reloj de arena casero necesitas:

  • Arena
  • Dos botellas de plástico de dos litros
  • Embudo
  • Cinta adhesiva

Pasos para hacer un reloj de arena

En primer lugar debemos coger dos botellas que tengamos de cualquier refresco o similar de dos litros y lavarlas. Debemos esperar a que se sequen por completo antes de proceder al siguiente paso. Para acelerar el proceso de secado podemos hacer uso de un secador de pelo (utilizando aire frío para evitar que con el calor las botellas puedan llegar a deformarse).

Una vez que tenemos ambas botellas completamente secas, procedemos a llenar una de las botellas con arena en una proporción de aproximadamente 3/4 de la botella. Para evitar ensuciar la zona de trabajo y, al mismo tiempo, hacer que sea un paso más sencillo, se recomienda la utilización de un embudo.

Cuando ya hemos llenado 3/4 de una de las botellas de dos litros de las que disponíamos, procedemos a colocar la botella que se encuentra vacía en la parte superior de la botella con arena para que los cuellos de ambas se toquen entre sí, y las fijamos haciendo uso de una cinta adhesiva fuerte.

Una vez colocada la cinta adhesiva, es recomendable envolver con esa misma cinta un par de veces alrededor de la botella para que el cuello de ambas esté perfectamente fijado y no se separe, lo que provocaría que la arena se pueda extender y ensuciar por todas partes.

Con estos sencillos pasos ya sabrás como hacer un reloj de arena en tu casa con materiales muy fáciles de conseguir y a muy bajo coste. Una vez hecho todo lo anterior tan solo tendrás que voltear las botellas para que la arena vaya pasando de una a otra botella.

Cómo hacer un reloj de arena paso a paso – Método 2

Existen otros métodos para hacer un reloj de este tipo, por lo que si quieres saber cómo hacer un reloj de arena de una manera diferente, puedes seguir estos otros pasos:

En primer lugar consigue dos botellas de plástico transparentes que tengan la misma forma y el mismo tamaño, teniendo en cuenta que cuánto más cortas sean, más estable será el reloj. Quítales las etiquetas y utiliza agua tibia y jabón para eliminar todos los residuos. Limpia su interior y deja que se sequen por completo.

Quita los tapones de ambas botellas y pégalas una sobre otra utilizando pegamento por las superficies de ambas tapas. No pongas el pegamento en el centro, ya que una vez que se hayan secado se tendrá que perforar, siendo este agujero por el que transitará la arena del reloj. Utiliza un pegamento resistente para pegar ambas tapas.

Una vez estén pegados los tapones entre ellos, debes hacer un agujero en el centro de estos tapones pegados, utilizando para ello un taladro o bien un martillo y un clavo. Se debe tener en cuenta que, cuanto mayor sea el agujero, más rápido caerá la arena, y cuánto más pequeño sea, más lento será su flujo.

Una vez hecho se debe enroscar la tapa en una de las dos botellas, tal y como se haría normalmente, aunque en este caso tendrán una segunda tapa sobre su botella que utilizarás más adelante.

Coge la arena, asegurándote que esta está seca. Puedes conseguir arena de colores en tiendas de manualidades o artesanías y, si quieres, puedes añadir un poco de purpurina para potenciar su apariencia. Comienza a llenar la botella que no tiene tapón con la arena. Llena dos tercios de la botella y haz uso de un embudo para depositarla en la botella. Si quieres que tu botella corresponda, por ejemplo, a un minuto, usa un cronómetro y toma el tiempo que tardas en llenarla y así podrás ver a cuánta arena corresponde ese minuto.

Una vez tengas esa botella llega de arena, mantén esta última sobre la superficie y dale la vuelta hacia abajo a la botella vacía, alineando los tapones y enroscando la tapa a la botella llena de arena.

Una vez hecho lo anterior, a través del agujero existente entre ambos tapones, pasará la arena de una botella a otra y ya tendrás tu reloj de arena. No obstante, se recomienda que, una vez probado tu reloj de arena, utilices cinta adhesiva para colocarla alrededor de la unión del cuello de ambas botellas, es decir, sobre los tapones, para que así permanezcan unidos y sea más estable. Dale varias vueltas con una cinta adhesiva resistente para que la fijación sea la máxima posible.

Decoración del reloj de arena

Una vez que ya sabes como hacer un reloj de arena, puede que quieras mejorar su apariencia, para lo cual puedes trabajar en su decoración. Puedes dibujar dos cuadrados grandes en un cartón y cortarlos, y con cuatro palitos de madera crear unas bases para el reloj de arena, pegando los cuadrados de cartón sobre la base de cada botella y uniendo ambas superficies de cartón con los cuatro palitos de madera, lo que le dará mayor estabilidad.

Asimismo puedes decorarlo utilizando cintas, purpurina, piedras, calcomanías, etcétera.

Consejos a tener en cuenta

La arena a utilizar para este reloj de arena la puedes comprar en tiendas de bricolaje o en tiendas de bellas artes entre otras.

Si quieres que tu reloj de arena tenga un mayor atractivo visual puedes recurrir al uso de arena coloreada, pudiendo combinar diferentes colores o usar un color determinado que te agrade. En este sentido las posibilidades son numerosas y es cuestión de gustos.

No utilices arena húmeda, ya que esto hará que la misma fluya con dificultad entre las dos botellas, por lo que tu reloj de arena no funcionaría, en este caso, de la manera apropiada.

Haz uso de un temporizador para poder comprobar por ti mismo, cuánto tarda toda la arena en fluir de una botella a otra. Así podrás saber el tiempo que puedes medir a través de tu reloj de arena.

Si quieres hacer que tu reloj de arena tenga una mayor durabilidad y resistencia es recomendable utilizar botellas más grandes.

Puedes utilizar botellas de vidrio para hacer tus relojes de arena, lo que hará que, visualmente, tu reloj de arena tenga, a priori, mejor apariencia, si bien con el vidrio existe el riesgo de que en caso de caída, se rompan, ensuciando tanto con la propia arena como con los cristales rotos, siendo esto un riesgo, sobre todo si se quiere realizar un reloj de arena en un hogar o lugar por el que se encuentran niños pequeños.

Saber como hacer un reloj de arena es, como has podido comprobar, una actividad muy sencilla de llevar a cabo, lo que lo convierte en una gran opción tanto para ser realizada por cualquier persona adulta como para qué hacer con niños, aunque en este caso, deben tener ayuda de un adulto para el segundo método, donde se deben perforar los tapones de las botellas haciendo uso de un taladro, o bien un martillo y un clavo, herramientas que son peligrosas para ser utilizadas por los menores. Por lo demás, se trata de una actividad muy entretenida para poder medir el tiempo para diferentes tareas.

 

Deja un comentario