Como instalar windows 10 desde usb

En los equipos informáticos actuales, cuando se monta un ordenador desde cero por piezas, es posible que la caja elegida para almacenar los diferentes componentes prescinda de hueco para la colocación de una unidad de CD-DVD como ocurría hace algunos años atrás. Ahora son muchos los modelos de cajas para ordenador que tan solo cuentan con puertos USB, lo que hace que para la instalación del sistema operativo sea necesario hacerlo utilizando un pendrive.

Muchos se preguntan como instalar Windows 10 desde USB de una manera limpia, siendo siempre más recomendable que hacer una actualización de un sistema operativo en una versión anterior que sea instalada, ya que así se conseguirá que el SO funcione de una manera más fluida y drivers, al mismo tiempo que se reducen las posibilidades de que haya alguna incompatibilidad entre programas y drivers.

Pasos para instalar Windows 10 desde USB

Si quieres saber como instalar Windows 10 desde USB tan solo tienes que seguir los siguientes pasos:

  1. En primer lugar lo que debemos tener es la imagen de Windows 10, que será la que se monte en un puerto USB para posteriormente instalarlo en nuestro nuevo (o formateado) ordenador. Para hacerlo lo más recomendable es acudir a la página web oficial de Microsoft, escapando de otras páginas de dudosa referencia que pueden llegar a infectar la computadora con malware o virus. A través de este enlace https://www.microsoft.com/es-es/software-download/windows10 puedes acceder a la descarga del sistema operativo Windows 10, pudiendo elegir entre la versión de 32 bits o 64 bits. Si puedes elegir 64 Bits, decántate siempre por esta opción. Una vez descargada ejecutad el fichero Media Creation Tool para comenzar.
  2. Es recomendable guardar la ISO descargada en el disco duro del ordenador y posteriormente montarla en un USB externo, teniendo en cuenta que se debe disponer de un pendrive de al menos 8 GB de capacidad, siendo esta una versión comprimida del Sistema Operativo, que una vez instalado necesita unos 20 GB de espacio en el disco.
  3. Cuando tengas descargada la imagen ISO se debe montar en USB y hacerla booteable, para lo cual necesitaremos un USB, que como hemos indicado que sea de al menos 8 GB y que sea 3.0 para una mayor velocidad para la copia de datos.
  4. Para proceder a montar la imagen ISO y crear un USB Booteable con el sistema operativo Windows 10 se recomienda hacer uso de la herramienta Rufus, que es gratuita y es fácil de utilizar.
  5. Para descargar esta aplicación tan solo tienes que pulsar aquí (https://rufus.akeo.ie/downloads/rufus-2.18.exe) y comenzará de manera automática la descarga.
  6. Procede a crear el USB en modo booteable con Rufus siguiendo estos pasos:
    1. Selecciona el puerto USB en el que vaya a montar la imagen ISO, asegurándote que el USB tiene al menos 8 GB de capacidad disponibles. Ten en cuenta que si el USB es de 8 GB puede ser que no todos ellos estén disponibles para almacenamiento.
    2. Busca la imagen ISO de Windows 10 que has descargado previamente. Para ello haz clic en el icono del lector de discos de la derecha y en la nueva ventana se selecciona el fichero.
    3. Pulsa sobre Empezar y tan solo tendrás que esperar a que monte la imagen en el USB, dejando el resto de opciones por defecto. Este proceso tardará unos 10 minutos.

      Un USB considerado booteable es aquel que cuenta en su interior con una instalación que le permite ser utilizado como un disco de arranque, lo que hará que funcione de manera prioritaria desde la BIOS y se inicie el instalador de Windows de manera automática

  7. Una vez esté el USB preparado para ser utilizado tenemos que acceder a la BIOS de nuestro nuevo ordenador para que el USB sea la prioridad de arranque. Por norma general se accede a la BIOS pulsando al inicio la tecla F2 o Supr, aunque cada fabricante tiene su botón prioritario y puede variar. Por ello enciende el ordenador, conecta el USB y una vez que aparezca la pantalla con el logotipo del fabricante pulsa varias veces Supr o F2 para acceder al menú de la BIOS.
  8. Una vez te encuentres dentro de la BIOS busca “Disco de Arranque” o “Boot Menu Option” o similar, dependerá si tienes configurada la BIOS en español o inglés. En este menú se nos dará la posibilidad de indicar al ordenador qué queremos que tenga prioridad en el orden de arranque. Entre las opciones de discos que aparecen una que será nuestro USB y que se mostrará con el nombre del dispositivo. Este será el que colocaremos como opción de arranque 1. Una vez hecho esto guardamos los cambios y salimos, lo que hará que el ordenador se reinicie.
  9. Cuando se reinicie el ordenador cargará directamente desde el USB que hemos creado como disco de arranque, momento en el que haremos el proceso habitual de instalación de Windows, comenzando por seleccionar el idioma y la zona horaria y continuando con la pantalla de Instalar (o reparar el equipo si en nuestro caso lo que nos pasa es que tenemos problemas con el sistema operativo).
  10. Se introduce la clave del producto y se elige la Instalación Personalizada (desde cero).
  11. Seleccionamos en el mismo asistente de instalación el disco donde queremos instalar Windows 10. En este caso es recomendable formatear la unidad para lo cual solo hay que hacer clic en el disco y posteriormente en Opciones de Unidad elegir la opción Formatear. Aceptamos el aviso de que aceptamos que se eliminen todos los archivos y pulsamos sobre siguiente en la unidad en la que queremos instalarlo.
  12. Cuando acabe de instalarse ya podremos quitar el USB del ordenador y utilizar Windows 10 en nuestro ordenador.

Ten en cuenta que tener la imagen ISO descargada e instalada en un USB es muy importante por si en el futuro se tiene algún problema con nuestro sistema operativo por existir algún archivo dañado o que el arranque esté corrupto. Si tienes alguno de estos problemas deberás reparar Windows 10.

En Windows 10 es menos probable que ocurra algún error grave ya que Microsoft ha trabajado mucho en este sentido y se ha pulido el sistema para que detecte la gran mayoría de los drivers sin necesidad de hacer otras instalaciones. Sin embargo en ocasiones puede ocurrir que hemos modificado algún archivo o hemos instalado algún programa que genera incompatibilidad y que provoca que el ordenador se reinicie de forma repentina, que aparezcan pantallazos azules o que se congele y bloquee el escritorio, lo que hace necesario un reinicio.

En estas ocasiones lo que se necesita res restaurar Windows a un punto anterior o repararlo. Es importante crear un punto de restauración de Windows 10, que se encarga de salvar nuestra configuración en una fecha determinada y poder regresar a ella en el futuro si hacemos cambios indeseados.

Para crear este punto de restauración tan solo se debe ir a Sistema, opción a la que podemos acceder pulsando sobre el icono de Windows de la barra de tareas, donde en Configuración avanzada del sistema y en la pestaña Protección del Sistema tan solo debemos pulsar en crear y elegir el nombre que queremos al punto de restauración (es recomendable poner como nombre la fecha del día en el que lo haces). En Windows 10, con buscar en la barra de tareas “Punto de restauración”, ya nos saldrá la opción “Crear un punto de restauración”, que nos llevará directamente al menú anteriormente mencionado.

Así, con el punto de restauración creado, cuando experimentemos problemas en nuestro equipo tendremos que ir al mismo menú que indicamos anteriormente, es decir: ratón derecho sobre el logotipo de Windows a “Sistema” -> “Configuración avanzada del sistema” -> “Protección del Sistema” y desde ahí se pinchará sobre “Restaurar Sistema”, lo que nos dará la posibilidad de escoger un punto de restauración anterior y deshacer los cambios no deseados que han provocado la inestabilidad del sistema.

Si aun así no se logra solucionar el problema o no podemos restaurar a un punto anterior en el propio equipo, se podrá utilizar el mismo USB booteable que utilizamos para saber como instalar Windows 10 desde USB y que explicamos anteriormente en este artículo (o realizar todo el proceso para tener en un USB de nuevo la instalación de nuestro sistema operativo) y tan solo reiniciaremos y colocaremos como primera opción de arranque el USB, dando así inicio al asistente de instalación de Windows. En ese punto, tras seleccionar el idioma de la instalación y el formato de hora y moneda, nos llevará a otra pantalla en la que nos aparecerá la opción “Instalar Ahora” en el centro y “Reparar el equipo” en la parte inferior izquierda de la pantalla. Pulsamos sobre “Reparar el equipo” y se nos desplegará un nuevo menú en azul que nos dará varias opciones, siendo una de ellas la de “Solucionar Problemas”, que a su vez nos dará acceso a una serie de opciones avanzadas entre las que se encuentran “Restaurar Sistema a un punto de restauración anterior” o “Reparar inicio de Windows”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *