Como librarse de ir de testigo a un juicio

Un testigo es aquella persona que ha sido participe de las acciones que llevaron a la denuncia. Tanto el denunciador como el que se ha sido denunciado, tiene el derecho de tener testigos presentes en el momento del juicio. Ahora, el testigo también tiene ciertos derechos. Incluso si los emplea para librarse de ir de testigo a un juicio.

Un juicio es todo aquel proceso judicial en el que se atienden los casos de ciertas denuncias importantes. Además del juez, el denunciado, denunciador y abogados, hacen falta testigos. Desde que se comenzaron a realizar los juicios para cumplir con la ley, se ha requerido de la presencia de testigos.

También te puede interesar: Cómo elaborar un plan de acción

¿Cómo saber que fui invitado como testigo a un juicio?

Las citaciones a juicio siempre se realizan por medio de cartas formales que deben llegar a tu hogar. En algunos países, gracias al avance de la tecnología, también se suelen enviar por medio de correo electrónico. Aunque este último también debe contar con el sello oficial de la alcaldía para saber que es real.

En muy pocos casos se recurre a las llamadas telefónicas para las citaciones a juicio. Así que primordialmente hay que estar al tanto del correo, tanto físico, como electrónico.

En la carta que te llegará se especificará el juicio de quien has sido solicitado como testigo. Del mismo modo, se coloca el lugar, hora y fecha exacta en la cual se desarrollará dicho juicio.

¿En qué tipo de situaciones puedo librarme de ir de testigo a un juicio?

Librarse de ir a un juicio no es tan fácil como parece, la ley es muy estricta en estos casos. Incluso para los testigos, pues al fin y al cabo siguen siendo muy importantes en el mismo.

No obstante, pese a lo estricta que es, hay situaciones en las cuales realiza excepciones. En algunas de ellas, puedes faltar a la fecha programada, pero el juicio se movería a otro día en cual sí debes ir. Del mismo modo, hay excepciones únicas para no asistir sin problema alguno. A continuación, te ilustraremos algunos casos.

Viaje

Si tienes un viaje que realizar y vas a estar fuera de tu localidad en la fecha del juicio, debes informarlo. Debes redactar una carta a la alcaldía en donde anexes una copia del boleto del viaje. De modo que ellos cuenten con una prueba de tu motivo de inasistencia. Esto no será aceptado si el boleto lo compras luego de informarte acerca del juicio.

Al utilizar un viaje como excusa para no ir de testigo, no te estarás librando por completo. En un caso de este estilo, se cambia la fecha del juicio para cuando ya vuelvas a estar en tu hogar.

Recuerda que las fechas de estos actos judiciales pueden ser cambiadas hasta que todas las personas pertinentes puedan asistir. Tú, en tu papel de testigo, cuentas como un ser necesario para el justo desarrollo del juicio.

Cita médica o de trabajo

Ahora bien, es posible excusarse de asistir a un juicio como testigo si tienes pruebas de alguna cita médica o de trabajo. Se sabe lo difícil que puede llegar a conseguir ambas en cualquier parte del mundo. Es por ese motivo que el juez también los suele tener en consideración.

De ese modo, si tienes alguna de estas dos citas en la misma fecha del acto, puedes librarte de ir de testigo a un juicio. Aquí se repite el caso de tener que redactar una carta formal en donde expongas tu motivo y adjuntes una prueba. Claro está, esto no te libra por completo de asistir. Al igual que el caso anterior, la fecha del juicio sería cambiada para que puedas ir.

Enfermedad

Esta es una buena escusa para librarse de ir de testigo a un juicio. Ahora pasamos a una de las razones con las cuales sí puedes liberarte completamente de asistir a un juicio para ser testigo. En caso de que estés enfermo o incapacitado, es posible que te libres de esto. En este caso, es necesario que la gravedad de la enfermedad sea lo suficientemente alta. Si no, también se cambiaría la fecha hasta que te mejores.

Los casos de enfermedad que te justifican de no ir a un juicio deben ser altos. Desde un caso de enfermedad terminal, hasta la hospitalización. De igual forma, si estás totalmente incapacitado en una cama, también te libras de ir a un juicio. En casos de esta gravedad, se prescindiría totalmente de tu asistencia al juicio y se desarrollaría sin tu presencia.

librarse de ir de testigo a un juicio

Muerte de familiar

La segunda razón por la cual estarías totalmente justificado de no hacer acto de presencia en un juicio es la muerte de un familiar. Esto es algo que se respeta mucho en la mayor parte de los países del mundo. Con adjuntar una copia del acta de defunción, tendrás motivo suficiente para no asistir y librarte totalmente de ser testigo.

Claro está, hay algunos países en los que, incluso con este motivo, se cambia la fecha del juicio. Además, es algo que también depende mucho de la gravedad de la denuncia y de lo fundamental o no que seas como testigo. No obstante, como ya mencionamos, en la mayoría de los casos, es motivo suficiente para no asistir.

¿Qué sucede si falto a un juicio sin ofrecer explicaciones?

Supongamos que faltaste al juicio sin enviar una carta explicativa ni adjuntar pruebas de tus motivos para faltar. En ese caso, se enviará una multa a tu persona que debes pagar.

Muchos piensan que con pagar la multa pueden librarse de ir de testigo a un juicio. Cuando lo cierto es que, en casos así, se cambia también la fecha del acto judicial. De modo que, no tienes escapatoria alguna en un caso de este tipo.

Si faltas dos veces consecutivas al llamado como testigo, las consecuencias se vuelven más graves. En ese caso, es posible que se llegue a arrestarte por tu ausencia. La ley es muy estricta en cuanto a esto, así que no tienes escapatoria si quieres faltar solo porque sí.

Deja un comentario