Como limpiar un frigorífico

Es necesario limpiar siempre nuestro hogar a fondo, por ello hoy explicaremos como limpiar un frigorífico. En especial los lugares que más se suelen ensuciar como el baño o la cocina. Dentro de la cocina, de seguro tienes muchos artefactos y aparatos que deben ser limpiados de manera individual. En especial donde se guarda y cocina la comida.

Es por ello que es tan importante limpiar cada cierto tiempo el frigorífico. La higiene es de suma importancia en los lugares en los que se guarda la comida. Más aun si se trata de un electrodoméstico. Por ello, en el presente artículo, te hablaremos sobre como limpiar un frigorífico.

como limpiar un frigorífico

Pasos para limpiar un frigorífico

Si no has limpiado un frigorífico jamás, o no te conformas con el modo en el que lo haces, te lo explicaremos paso a paso. De esa manera, notarás lo sencillo que se vuelve el trabajo. Además, lo harás del modo correcto y lo limpiarás a fondo en su totalidad.

Desconecta la nevera

El primer paso antes de todo, es desconectar la nevera. No es recomendable limpiarla mientras está encendida. Recuerda que vas a utilizar agua y jabón para limpiarla en su totalidad, por lo que necesitas desconectarla. De ese modo, podrás limpiar bien cada rincón de la misma.

Recuerda que, como estará apagada, se va a descongelar totalmente. Por lo que te recomendamos colocar algunos paños frente a la puerta para que no se ensucie tu cocina. Si quieres que se descongele mucho más rápido lo que puedes hacer es colocar un bol con agua caliente en el interior.

Vacíala totalmente

Para poder limpiar a fondo tu frigorífico debes vaciarla en su totalidad. Retirar todas las comidas, bebidas y contenedores que tengas en su interior. Pero no solo eso, también debes quitar todas las gavetas y separaciones tipo estante que tenga en su interior.

La cantidad de separaciones que posee la nevera puede variar según el modelo y el tamaño. Por suerte, en todos los modelos de nevera que consigas puedes retirar todo de su interior. Cada una de las partes que tenga, debes quitarlas y colocarlas en otra parte.

De esa manera, notarás cómo tu refrigerador queda totalmente vacío. Solo así podrás llegar a cada pequeña parte o rendija que pueda estar sucia. Además, así también estarás más cómodo al momento en el que lo limpies.

Limpiar el exterior

Te recomendamos que lo primero que limpies del frigorífico sea la parte exterior, o sea, las puertas. Para ello, puedes optar por cerrar la puerta o puertas y limpiarlas de ese modo. Luego de haber terminado con las puertas, asegúrate de limpiar bien también los laterales del refrigerador.

Mientras tengas las puertas cerradas, debes tener cuidado al limpiar la agarradera de la misma. Así como las gomas que recubren la puerta y hacen que se mantenga cerrada de forma hermética. Allí suele acumularse una gran cantidad de suciedad y debes lavarla con mucho cuidado.

Para limpiar estas partes, puedes hacer uso de una esponja con mucho jabón y agua. También puedes emplear un poco de cloro si el color de tu nevera es blanco. Así podrás eliminarle todas las manchas que pueda tener. Si necesitas hacer uso de un cepillo, también puedes hacerlo.

Limpia el interior

Una vez que te hayas asegurado de que todo quedó bien limpio en la parte exterior, es momento de limpiar el interior. Como ya habrás sacado todo lo que tiene la nevera, puedes hacer una limpieza mucho más profunda en el interior. Limpiando bien cada esquina por toda la capa interna de la nevera.

Además, gracias a que está totalmente vacía, podrás hacer uso de lo que quieras para limpiarlo. Te recomendamos utilizar agua y un poco de bicarbonato, pues esto quita y evita los malos olores. En caso de que emplees un producto de limpieza, intenta que no tenga un olor tan fuerte.

De igual forma, como el interior es la parte más delicada, debes esperar a que se seque bien. Así como que se evapore el olor que quede del desinfectante. De esa manera, la comida que vuelvas a guardar allí no tomará olores fuertes, ni se dañará.

Limpia las bandejas y los estantes

El hecho de que hayas retirado las bandejas y los estantes plásticos, no quiere decir que no los vayas a limpiar. Todo lo contrario, otro de los motivos por los cuales debes quitar todo es para que limpies bien eso. Especialmente en las bandejas en las cuales guardas verduras u hortalizas.

Como las tendrás fuera de la nevera, será mucho más sencillo de lavar. Si tienen un tamaño pequeño, incluso podrías ser capaz de ponerlas de forma directa bajo el chorro. En su defecto, siempre será más fácil lavar estas partes cuando lo hayas retirado del refrigerador.

En ese tipo de zonas, también se suele incrustar mucho la suciedad. Por ende, debes limpiarla muy bien. Puedes hacer uso de vinagre y el bicarbonato también te ayudará. Si no te gusta usar este tipo de cosas, puedes emplear abundante jabón y agua. Pero debes ayudarte con un cepillo para limpiar a la perfección.

No te olvides de limpiar el congelador

El último paso, del cual no te puedes olvidar al limpiar un frigorífico, es lavar el congelador. Es una de las zonas más importantes de todo el refrigerador. Además, al apagar la nevera, también se descongelará totalmente el congelador. Por lo que debes aprovechar, obligatoriamente, de limpiarlo también.

Recuerda que allí es donde se guardan las carnes, por lo que pueden quedar impregnados malos olores. Así que en esa zona debes limpiar con mayor cuidado cada zona del congelador. Puedes emplear el producto que quieras para eliminar todas las manchas y los malos olores que pueda tener.

Al seguir todos estos pasos, te asegurarás de haber limpiado a fondo tu frigorífico. Recuerda que es algo que tienes que hacer con regularidad cada cierto tiempo.

Cuando veas que comienza a quedar sucio nuevamente, es momento de limpiarlo. Es algo que puedes hacer en poco tiempo, así que, aunque tengas muchas ocupaciones, puedes limpiar tu frigorífico.

Deja un comentario