Los políticos hacen teólogos peligrosos de Katey Zeh

Esto fue lanzado originalmente el 21 de noviembre de 2017.

ben-blanco-181034

Informes y denuncias de acoso sexual, agresiones y abusos perpetrados por hombres blancos en su mayoría heterosexuales en el poder han invadido el ciclo de noticias en los Estados Unidos durante meses. Cada nueva revelación confirma que la violencia sexual es una epidemia alimentada por sistemas de poder y autoridad sin control, incluidos el patriarcado, la supremacía blanca y la supremacía cristiana.

Después de que el Washington Post publicara la historia de Leigh Corfman contando el abuso sexual que sufrió cuando era adolescente a manos de Roy Moore, el auditor del estado de Alabama, Jim Zeigler, salió en su defensa y afirmó que esto no tendría ningún impacto político ya que Moore «nunca tuvo sexo con cualquiera de estas chicas».

A estas alturas, todos deberíamos saber que tales acusaciones de abuso sexual, incluso cuando el agresor las admite, tienen poca relación con la elegibilidad de los políticos varones blancos (ver: 8 de noviembre de 2016). Aun así, me sorprendió una encuesta que reveló que el 29% de los votantes de Alabama respondieron que ahora es más probable que voten por Roy Moore, ya que se han hecho acusaciones en su contra.

Roy Moore ha centrado su carrera política en la defensa de las políticas de extrema derecha aplaudida por los cristianos evangélicos: es antiaborto, antiLGBTQ y antimusulmán. En 2001, Moore se encargó de instalar un monumento con los Diez Mandamientos dentro de la rotonda de la Corte Suprema de Alabama. Finalmente, Moore, quien absurdamente se negó a retirar el monumento incluso después de que sus colegas jueces le ordenaron hacerlo, fue expulsado de la Corte Suprema de Alabama.

Sin embargo, en 2013, Moore fue reelegido para la Corte Suprema. Después de prestar juramento, dijo: «Debemos recordar que la mayor parte de lo que hacemos en la corte proviene de alguna escritura o está respaldado por la escritura». Moore fue suspendido de su cargo por segunda vez después de negarse a cumplir con la ley federal de matrimonio entre personas del mismo sexo.

Claramente, Moore cree que sus creencias «cristianas» conservadoras lo eximen de seguir la ley. Él cree que sus acciones, sin importar cuán dañinas sean para los demás, están justificadas porque cree que está siguiendo la «ley de Dios». Él no está solo.

En cuanto a las acusaciones de Moore de abusar sexualmente de adolescentes, Zeigler llegó a distorsionar la historia de la natividad cristiana para excusarlas e incluso justificarlas:

Toma a José y María. María era una adolescente y José era un carpintero adulto. Se convirtieron en los padres de Jesús No hay nada inmoral o ilegal aquí. Tal vez sólo un poco inusual.

Sí, has leído bien. «No hay nada inmoral o ilegal aquí». En lugar de negar abiertamente las acusaciones contra Moore, Zeigler usó su plataforma pública para defender el abuso sexual infantil como algo sancionado por nuestras historias bíblicas.

¿Hay algo más despreciable que la perversión y distorsión de los textos sagrados para justificar el comportamiento abusivo de un depredador sexual?

¿Deberíamos, por lo tanto, recurrir al libro de Génesis en busca de orientación para nuestras relaciones? ¿Revisamos la historia de Sarai y Abraham y permitimos que un esposo venda a su esposa para prostituirse para su propia riqueza y beneficio personal? ¿Apuntamos a la historia de Agar para justificar el matrimonio forzado, la esclavitud sexual y la subrogación obligatoria?

No podemos permitir que este discurso público continúe. Los eruditos, simpatizantes y líderes religiosos deben denunciar, enérgica, consistente y públicamente, los peligros de esta retórica bíblica coercitiva y manipuladora que silencia a las víctimas y protege a los culpables bajo la apariencia de valores cristianos. No solo representan una amenaza constante para las mujeres y niñas que las rodean, sino que también representan un peligro para todo nuestro proceso político y nuestro futuro colectivo.

BIO: Rev. Katey Zeh es una ministra bautista ordenada y directora ejecutiva de la Coalición Religiosa para la Elección Reproductiva. Es miembro de la Junta de Defensa del Clero de la Federación de Planificación de la Familia de América, y el Centro para el Progreso Estadounidense la ha nombrado una de las principales líderes religiosas que buscan justicia para observar. La reverenda Katey es copresentadora del podcast Kindreds y autora de dos libros, A Complicated Choice: Making Space for Grief and Healing in the Pro-Choice Movement y Women Rise Up: Sacred Stories of Resistance for Today’s Revolution. Encuéntrala en Twitter, Instagram y TikTok.

Como esto:

Me gusta Cargando…

‹Refugio de bombardeo – 5 piezas de Sara Wright

Categorías: abuso, Abuso de poder, autoridad, Cristianismo, Evangelicalismo, General, Política

Tags: alabama, biblia, abuso infantil, elecciones, katey zeh, leigh corfman, roy moore, abuso sexual

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.