Como organizar un almacén pequeño

Ya sea un almacén que tengas en un negocio o en tu hogar, la organización sigue siendo de suma importancia. Si tienes dificultades con esto, no te preocupes, sigue leyendo este artículo. Pues en esta ocasión te estaremos dando consejos sobre cómo organizar un almacén pequeño.

Cualquier almacén que tengas siempre debe contar con una buena organización para tomar las cosas que guardas en él con facilidad. Así, cada vez que vayas a buscar algo en específico, sabrás con certeza en qué sección se encuentra. Además, si ordenas las cosas bien, más cosas cabrán en el mismo.

Limpia todo bien

Este es uno de los requerimientos más básicos y necesarios, pero aún así, muchas personas lo pasan por alto. La limpieza, incluso cuando se trata de un almacén, es de suma importancia. Dicha importancia aumentará según el tipo de productos que guardarás en él.

Antes de cada organización que vayas a darle al almacén, te recomendamos limpiarlo. Siempre que vayas retirando objetos y colocando otros, debes limpiar el almacén.

De esa manera, evitarás que se acumule una gran cantidad de polvo y suciedad. Lo cual también puede atraer ciertos insectos y causar alergia en quienes manejen el almacén. Por ese motivo, es de suma importancia que lo limpies con regularidad. Además, así estará mucho más presentable.

 

Ten en cuenta la cantidad

Un factor que influye mucho a la hora de organizar un almacén pequeño es la cantidad de productos que vas a colocar en él. Esto es algo que hay tener en consideración, en especial si se trata de un almacén pequeño. Por lo tanto, hay que tener en cuenta en todo momento la cantidad y el peso de los productos.

Al saber cuántos productos van a estar guardados en el almacén, así como tamaño de los mismos, podrás encontrar la forma de organizarlo mejor. Por ejemplo, puedes realizar un orden por tamaño.

Del mismo modo, tienes que ubicar todo de manera que el peso esté equilibrado. Es decir, que todo el mayor peso no se ubique solamente en un lado del almacén. Sino que esté bien distribuido entre todos sus espacios.

En caso de que sea para una empresa, ten en cuenta la rotación

Este es un consejo de especial importancia si vas a utilizar el almacén en un negocio. Dicho consejos se basa en tener en cuenta y estar al tanto de la rotación de los productos que se ubican en el almacén.

Es decir que, para la organización, debes tener en mente aquellos productos que se venden más seguidos. Se le llama rotación porque son los que se mueven más en el almacén. Estos productos en específico deberían estar ubicados en una zona de fácil acceso del almacén.

 

Podría ser, por ejemplo, en una zona intermedia, ni muy arriba, ni muy abajo. Esto permite elevar la productividad del negocio. Ya que no se estaría perdiendo tiempo en alcanzar productos en lugares altos. Por ello, los que más se venden, deben estar cerca del vendedor.

Convierte tu almacén en un almacén seguro

Por otro lado, no es solamente importante saber cómo organizar un almacén pequeño. Sino también saber cómo mantenerlo seguro en todo momento. Estamos hablando de la seguridad de productos importantes dentro de un negocio. Por lo que debemos velar por ellos.

Para esto, te recomendamos que el almacén esté vigilado en todo momento. Así, nadie podrá acercarse a robar algo de él. Esto debe ser trabajo del vendedor, pero si puedes colocar cámaras de seguridad, también sería de gran ayuda.

Existen algunos almacenes que vienen con pequeñas puertas de vidrio. De esa manera, los clientes pueden ver los productos que hay. Pero no pueden alcanzarlos sin la ayuda del vendedor o gerente. Esto es algo que le brindaría mucha seguridad.

Elegir las secciones en las que dividirás el almacén

Otro factor importante que entra en juego al momento de tener un almacén es dividirlo en ciertas secciones. Lo más recomendable, es ubicar todos los productos de un mismo estilo es un mismo lugar. Así habrá una gran cantidad de ellos disponibles y cerca del vendedor.

organizar un almacén pequeño

 

Por ejemplo, supongamos que será un almacén para un negocio de comida. En el mismo puedes guardar cualquier tipo de alimento o producto alimenticio. Si vas a vender pasta, todas las pastas deben estar en el mismo lugar. Lo mismo debería suceder con el arroz, los granos, la harina, etc.

La idea es que se pueda dividir las secciones en las cuales ubicarás los productos en el almacén. Para esto también deberías tener en cuenta su tamaño, peso y qué tan rápido se venden.

Ubícalo en un buen lugar

Si necesitas un almacén, debes ubicarlo en un buen lugar. Un sitio al que se pueda acceder con facilidad y que cuente con una temperatura adecuada. Este último factor es de suma importancia si colocarás comida en él.

Por lo tanto, si lo vas a tener en un negocio, debes ubicarlo en un sitio clave. Un lugar en el que pueda estar vigilado, que se puedan ver los productos que tiene y cuente con una temperatura adecuada.

En cambio, si lo vas a tener en tu hogar o en la despensa de la cocina, también tiene que estar en buen lugar. Tendría que ser un sitio en el que cualquier persona de la casa pueda acceder a él. Así como también tendría que tener una buena temperatura.

Mantenlo organizado en todo momento

Finalmente, pero no menos importante, debes mantenerlo organizado en todo momento. La idea no es organizarlo la primera vez que coloques productos en él y ya. Si no volver a hacerlo cada vez que se acabe la existencia de un producto en específico. Así estará en orden siempre.

Al tener todos estos consejos en cuenta, sabrás cómo organizar un almacén pequeño a la perfección. Necesitas de tiempo y planificación para que todo esto salga bien. Tienes que darle la importancia necesaria al almacén, en especial si lo colocarás en tu negocio. Así que encárgate de ubicar y organizar todo a la perfección.

Deja un comentario