¿Por qué mis hojas de Hosta se vuelven amarillas? 9 Causas y Soluciones

Hay algunas hostas hermosas con hojas doradas. ¡Te estoy mirando, ‘Fort Knox’! Pero las hojas amarillas no son buenas si se supone que el follaje es verde.

La buena noticia es que hay muchas maneras de solucionar los problemas que pueden hacer que sus hostas se vuelvan amarillas. La mala noticia es que puede ser difícil determinar la causa del problema en primer lugar.

Una imagen vertical de primer plano del follaje de hosta que se ha vuelto amarillo y marchito en las puntas.  En el centro y en la parte inferior del marco hay texto impreso en verde y blanco.

Nos conectamos con los proveedores para ayudarlo a encontrar productos relevantes. Si compra desde uno de nuestros enlaces, podemos ganar una comisión.

Aquí es donde entra esta guía. Veremos nueve de las causas más comunes y sus síntomas para ayudarlo a comprender qué está causando que sus hostas se vuelvan amarillas y cómo solucionarlo.

¿Listo? Esto es todo lo que está por suceder:

9 razones por las que las hojas de Hosta se vuelven amarillas

No se asuste, las hojas amarillas no son necesariamente una sentencia de muerte. A veces solo significa que necesita hacer algunos cambios o darle a su planta un poco más de cuidado.

1. Podredumbre bacteriana

Si las hojas inferiores de su planta se vuelven amarillas antes de empaparse y morir, tenga cuidado. Puede estar infectado con podredumbre blanda bacteriana.

Provocada por especies del género Erwinia, esta enfermedad hace que los pecíolos comiencen a pudrirse. Si los hueles, olerán a vegetales podridos.

Cada vez que su hosta se lesiona por heladas, podas, insectos o daños accidentales, podría ser propenso a la infección por la bacteria que causa esta enfermedad.

El suelo con drenaje deficiente, la alta humedad y las temperaturas superiores a los 80 °F también aumentan las posibilidades de que estos patógenos estén cerca.

Desafortunadamente, no hay nada que pueda hacer una vez que esta enfermedad comienza a hacer lo suyo. Saque las plantas infectadas y haga todo lo posible para evitar esta dolencia la próxima vez.

2. Latencia

Estoy seguro de que ya lo sabe, pero las hostas palidecen cuando hibernan a fines del otoño o principios del invierno.

Si ha tenido una congelación severa, no debería sorprender si el follaje se vuelve amarillo y eventualmente se ablanda. Sin embargo, si tiene un otoño seco o alguna otra fuente de estrés que afecta a sus plantas, es posible que entren en hibernación temprana.

Una imagen horizontal de primer plano del follaje de las plantas hosta muriendo en el otoño.

Puede ser difícil saber si el amarillamiento es causado por una latencia latente o por otra cosa, pero mire las hojas para ver si se están marchitando, volviendo marrones y colapsando. Todo esto es parte del proceso normal, ya que el clima se vuelve frío.

Si las hojas permanecen rectas y firmes pero se vuelven amarillas, o si solo algunas hojas se vuelven amarillas pero no todas, entonces podría ser el resultado de otra cosa en esta lista.

3. fusarium

Una enfermedad causada por hongos del género Fusarium a veces se manifiesta en un follaje amarillo. Por lo general, verá que las hojas se vuelven amarillas y marrones en la punta antes de avanzar a lo largo de toda la hoja. También causa retraso en el crecimiento.

Una imagen horizontal de primer plano de los síntomas de la pudrición de la raíz por Fusarium en las hojas de una planta hosta.

No existe una cura conocida. Deberá eliminar las plantas infectadas y nunca volver a plantar las hostas en el mismo lugar.

Para evitar la infección por Fusarium en primer lugar, desinfecte sus herramientas con una mezcla de una parte de lejía y nueve partes de agua antes de usarlas en el jardín.

Por lo tanto, use una salsa de presiembra que contenga dióxido de hidrógeno y ácido peroxiacético cuando divida sus hostas o plante nuevas plántulas. Luego sumerja las plántulas nuevamente con el mismo producto un día después de plantarlas en el suelo.

No es necesario volver a aplicar si está dividiendo plantas.

Un primer plano de una botella de fungicida TerraClean 5.0 aislado sobre un fondo blanco.

TerraClean 5.0

Puede recoger un contenedor de cinco galones de TerraClean 5.0 en Arbico Organics.

4. Nematodos de las hojas

Hay varias variedades no deseadas de nematodos, todos del género Aphelenchoides, que pueden hacer que las hojas de sus hostas pasen de un verde alegre a un verde enfermizo y triste.

Comenzando con pequeñas lesiones amarillas limitadas en tamaño por las venas de las hojas, estos síntomas al principio se parecen mucho a las hojas chamuscadas. A medida que avanzan las cosas, las hojas se vuelven amarillas, luego marrones y luego mueren.

Antes de volverte loco y sacar tus hostas, primero prueba a ver si tienes ascárides.

Para hacer esto, retire una hoja y córtela para que la parte amarilla quede abierta. Ponga un poco de agua en un trozo de vidrio transparente o en un vaso transparente y coloque el borde cortado de la hoja para que entre en contacto con el agua.

Después de unos 30 minutos, encienda una linterna debajo del vidrio o sostenga el vidrio sobre una lámpara y observe cuidadosamente las formas diminutas, curvas y parecidas a serpientes en el agua. Estos son sus nematodos.

Desafortunadamente, no hay una buena manera de tratar el problema que no sea eliminar las hojas infestadas y regar a nivel del suelo en lugar de regar el follaje hacia adelante. Seguirán existiendo, pero puedes limitar el daño que causan.

Esto se conoce como tolerancia, que es el acto de aprender a vivir con una enfermedad o parásito en lugar de deshacerse de él. Solo sepa que es probable que los nematodos se propaguen a todos los huéspedes de su jardín y también a algunas otras especies.

Si simplemente no puedes tolerar esas hojas feas, arranca las plantas y tíralas. No plante hostas o helechos allí durante un par de años y los nematodos morirán solos.

5. Exposición a la luz

Algunas hostas se vuelven de color más claro cuando no reciben la cantidad de luz solar que prefieren.

Las hostas de color verde oscuro, por ejemplo, mostrarán un color verde o amarillo más claro si se exponen a demasiada luz. Por otro lado, las hostas amarillas o blancas pueden volverse verdes si no reciben suficiente sol, por lo que todo depende del tipo que estés cultivando.

Una imagen horizontal de primer plano de una planta de hosta que crece en un lugar soleado que muestra marcas de quemaduras solares en el follaje.

Otras veces, las hojas pueden desarrollar manchas amarillas que parecen quemadas o blanqueadas.

Esto es una quemadura de sol y sucede cuando una planta de repente recibe demasiado sol, como puede suceder cuando la posición del sol cambia y de repente la luz se refleja en las ventanas y las plantas.

O tal vez la rama de un árbol se rompe, dejando tus plantas expuestas.

Para verificar si la exposición al sol está cambiando el color de las plantas o causando quemaduras, intente cubrirlas temporalmente con un paño de sombra. Si las cosas empiezan a mejorar, deberías mover tus hostas a un lugar más adecuado.

6. Comer en exceso

Las hostas no necesitan muchos nutrientes durante la temporada de crecimiento. Demasiada comida puede hacer que el follaje se vuelva amarillo pálido.

No verá ninguna mancha, pero verá un follaje amarillento, marrón o quemado.

Si no está seguro de cómo abordar la alimentación, nuestra guía de cultivo de hostas puede proporcionarle algunos consejos.

7. Pudrición del pecíolo

La enfermedad anteriormente conocida como pudrición del tallo y la corona hace que las hojas comiencen a amarillear en los bordes antes de extenderse por el resto de la hoja.

A medida que avanza la enfermedad, verá hilos de podredumbre y hongos en la base de la planta. Eventualmente, toda la base de la planta se pudrirá y colapsará.

Causada por Sclerotium rolfsii var. delphinii, este hongo prospera en temperaturas cálidas entre 80 y 90 ° F, durante los períodos de lluvia.

Se propaga a través de la materia vegetal, el suelo y las herramientas de jardín. También se propaga a través del agua, lo que significa que cada vez que riega o llueve, es posible que la enfermedad se propague.

Si quiere evitar esta enfermedad, plante cultivares resistentes como «Halcyon», «Honeybells», «Snow Mountain», «Tall Twister» y «Zounds».

«Limón Limón», «Munchkin», «Nakaiana», «Platinum Tiara», «Serendipity» y «Tardiflora» son susceptibles, por lo que deben evitarse si la pudrición del tallo es un problema conocido en su área.

Siempre tenga cuidado de limpiar sus herramientas y examine las plantas cuando las compre para asegurarse de que no estén infectadas.

Si encuentra evidencia de esta enfermedad en el jardín, saque todas las plantas infectadas y destrúyalas. A continuación, retire la tierra donde crecían las plantas a una profundidad de al menos seis pulgadas y deshágase de ella. Reemplácelo con tierra limpia.

8. Virus

Hay varios virus que pueden afectar a estas plantas, y muchos de ellos provocan clorosis.

El virus Hosta X (HVX) causa manchas angulares amarillentas, mientras que el virus de la mancha anular del tomate (ToRSV) causa grandes manchas amarillas circulares. El virus del cascabel del tabaco (TRV) hace que las hojas se desvanezcan a un color amarillo pálido en general.

Una imagen vertical de primer plano de una planta hosta que muestra síntomas de infección viral en la superficie del follaje.

Puede ser difícil saber si el color amarillento que ve es causado por el virus del cascabel del tabaco, ya que muchas cosas pueden causar el color amarillento, pero los síntomas de los otros dos virus son más distintos.

Puede enviar sus plantas a la oficina de extensión local para que las analicen si lo desea, y ellos pueden confirmar la presencia de tipos específicos de enfermedades.

Si tienes un virus presente, la única forma de controlarlo es deshacerte de las plantas. Si bien es posible que el virus no mate a sus plantas, lo que hace que sea tentador dejarlas en su lugar, corre el riesgo de propagar la enfermedad a otras plantas en su jardín, incluidas las verduras.

La prevención consiste en mantener alejados del jardín a los insectos que podrían propagar virus y mantener limpias las herramientas.

9. Problemas de riego

Tanto el exceso de agua como el remojo pueden provocar un amarillamiento, aunque con síntomas diferentes. El exceso de agua hace que toda la hoja se ponga amarilla y comience a caerse. La inmersión hace que las hojas se sequen de color marrón y amarillo, generalmente comenzando en la punta.

La mayoría de las hostas quieren un suelo constantemente húmedo pero no pueden tolerar el agua estancada.

Lea nuestra guía para comprender cómo proporcionar la cantidad correcta de humedad a sus hostas. (¡Pronto!)

Happy Hostas te ofrece la mejor exhibición

Las hostas son bastante resistentes, pero no hay ninguna planta que sea completamente inmune a los problemas.

Las hojas amarillas son como banderitas que te avisan de que algo anda mal. Su trabajo es estudiar los síntomas y hacer un pequeño trabajo de detective para descubrir qué está causando su problema.

Una imagen horizontal de cerca de una planta hosta con follaje amarillo que crece en el jardín.

Espero que esta guía te haya ayudado a hacerlo.

Si es así, háganos saber con qué está lidiando y cómo lo ha manejado en los comentarios a continuación. O, si todavía tiene problemas, infórmenos y veremos qué podemos hacer para ayudarlo. ¡Siéntase libre de compartir cualquier foto de los síntomas que está viendo también!

Si está buscando consejos sobre cómo mantener a sus hostas lo más felices posible, tenemos algunas guías que pueden guiarlo en la dirección correcta. Es posible que desee ver algunos de estos a continuación:

© Pregunte a los expertos, LLC. RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. Consulte nuestros TOS para obtener más detalles. Foto del producto vía Arbico Organics. Fotos sin acreditar: Shutterstock.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.