Como quitar el ruido de la puerta

Por unas u otras razones las puertas de casas es habitual que tengan el problema de que chirríen al abrirlas y cerrarlas, algo que se puede solucionar utilizando algunos productos caseros de una forma rápida y sencilla. Si quieres saber como quitar el ruido de la puerta, a lo largo del siguiente artículo te indicaremos la manera de hacerlo.

Si no sabes cómo eliminar los chirridos de las puertas (y también algunos suelos) de tu casa, la solución podría encontrarse en algunos productos caseros que tan solo debes colocar en las bisagras y en las cerraduras de las puertas para conseguir un buen resultado.

Algunos de los métodos que puede utilizar si buscas como quitar el ruido de la puerta son los siguientes:

  • Talco: Un truco efectivo para acabar con el molesto ruido que provocan las tablas de madera del suelo y también en algunas puertas de madera es colocar un poco de talco entre las tablas y limpiar el exceso.
  • Crema de afeitar: Colocando un poco de crema de afeitar en un paño humedecido y pasarlo por las bisagras y/o las cerraduras se consiguen muy buenos resultados a la hora de tratar de eliminar por completo el molesto sonido de chirrido habitual en las puertas.
  • Lápiz de carbón: Con tan solo pasar la mina sobre las bisagras, después de algunos segundos se abre y se cierra la puerta y se podrá comprobar como el sonido ha desaparecido.
  • Aceite de oliva: Utilizando aceite de oliva se evitará que las puertas rechinen. Basta con aplicar unas gotas de aceite en las bisagras y abrir y cerrar la puerta continuamente hasta que el producto haya penetrado por completo y el sonido haya desaparecido.

El ruido en las bisagras de las puertas es algo habitual y muy frecuente en cualquier casa, un molesto ruido que no solo afecta a las puertas de las habitaciones o la casa sino que también puede darse en cualquier otro mueble u objeto que pueda hacer uso de bisagras como elemento de unión, como ocurre en puertas, muebles, etcétera.

El uso constante de las puertas puede provocar el desgaste de las piezas, llegando en algunos casos a requerir una sustitución completa aunque no es lo más habitual. Lo normal es que la bisagra pierda todo el aceite, se reseque y la fricción existente entre las piezas haga que se produzca un sonido de menor o mayor intensidad según corresponda.

Este ruido que hacen las puertas puede llegar a resultar muy molesto, sobre todo si esa puerta se abre a diario, por lo que optar por una de las soluciones anteriormente citadas es altamente recomendable para así hacer que esa puerta deje de hacer ese molesto ruido. Como se puede comprobar se trata de productos que son habituales en cualquier casa o que, en su defecto, pueden conseguirse rápidamente en cualquier supermercado, además de ser diferentes trucos que son muy rápidos de llevar a cabo y que en apenas unos segundos o minutos pueden tener el resultado deseado.

 

Deja un comentario