RapidAI recibe FDA 510 (k) para identificar una posible embolia pulmonar

RapidAI recibe FDA 510 (k) para identificar una posible embolia pulmonar

RapidAI, una empresa de tecnología de la salud que se especializa en el análisis de imágenes de accidentes cerebrovasculares, anunció el martes que recibió la aprobación 510 (k) de la FDA para su producto, cuyo objetivo es identificar posibles casos de embolia pulmonar central y alertar a los proveedores.

La herramienta Rapid PE Triage & Notification analiza imágenes de angiografía pulmonar por TC (CPTA) y alerta a los equipos de atención médica cuando detecta un caso sospechoso, de modo que los proveedores puedan seleccionar a los pacientes para su atención.

La compañía, también conocida como iSchemaView, ahora tiene seis autorizaciones FDA 510 (k), según la base de datos de la FDA. Esto incluye su dispositivo Rapid ASPECTS que ayuda a los médicos a detectar lesiones cerebrales y decidir si un paciente es elegible para una trombectomía.

“Basándonos en nuestra experiencia en accidentes cerebrovasculares, confiamos en que esta tecnología ayudará a modernizar la atención de la EP y mejorará significativamente los resultados de los pacientes”, dijo Karim Karti, director ejecutivo, en un comunicado.

"Nuestro objetivo es crear soluciones que aborden los desafíos específicos asociados con el tratamiento de diversas afecciones, así como los problemas de comunicación y flujo de trabajo que enfrentan los hospitales en todo el mundo. Desde accidentes cerebrovasculares hasta aneurismas y EP, estamos orgullosos de cuánto ha crecido RapidAI y estamos entusiasmados de continuar redefiniendo el viaje de atención al paciente".

PORQUE IMPORTA

Una embolia pulmonar es un bloqueo en una de las arterias pulmonares en los pulmones, causado con mayor frecuencia por coágulos de sangre que viajan desde las venas de las piernas.

La condición puede ser potencialmente mortal. Según la Clínica Mayo, alrededor de un tercio de las personas con embolia pulmonar no diagnosticada y no tratada no sobreviven, pero un tratamiento rápido, como medicamentos o la eliminación de coágulos de sangre, mejora los resultados.

LA MAYOR TENDENCIA

Hay una serie de empresas centradas en el uso de inteligencia artificial en imágenes. Aidoc recibió recientemente las autorizaciones FDA 510 (k) para el informe y triaje de posibles casos de neumotórax y otra para la búsqueda de posibles aneurismas cerebrales. La compañía también tiene una herramienta aprobada por la FDA para la embolia pulmonar accidental.

En febrero, Viz.ai recibió un 510 (k) por su algoritmo que tiene como objetivo detectar aneurismas cerebrales a partir de tomografías computarizadas. Obtuvo un De Novo en 2018 por su herramienta que analiza los resultados de la TC y destaca los casos que pueden haber sufrido un derrame cerebral.

Sin embargo, con la expansión de la IA en el cuidado de la salud y las ciencias de la vida, algunos estudios han expresado su preocupación por el sesgo y la necesidad de pruebas rigurosas. Un estudio publicado en The Lancet Digital Health a principios de este mes encontró que se podría entrenar un modelo de aprendizaje profundo para predecir la raza autoinformada a partir de los resultados de las imágenes, un hallazgo que, según escribieron los investigadores, podría perpetuar o empeorar las disparidades de salud existentes.

Otro estudio de April Lancet encontró que un algoritmo utilizado para detectar fracturas de cadera superó a los radiólogos humanos, pero un análisis posterior encontró problemas que harían que su uso no fuera seguro en nuevos entornos. El algoritmo también cometió ocasionalmente errores que un humano consideraría fáciles de interpretar.