Como reparar una piscina de plástico

Optar por comprar una piscina de plástico es una opción muy elegida por aquellas personas que prefieren optar por una opción mucho más económica para refrescarse en verano que optar por una piscina de obra u otros materiales. Sin embargo es habitual que este tipo de piscinas sufran de problemas varios, siendo posible que se pinchen y pierdan agua.

Aunque en la actualidad es cada vez más complicado que se den este tipo de problemas puesto que cada vez se utilizan piscinas de plástico con materiales más resistentes, los pinchazos siguen existiendo y pueden darse por diferentes razones, haciendo que en muchas ocasiones los propietarios de las mismas piensen en como reparar una piscina de plástico y así no tener que tirar esa piscina y comprar una nueva, con el gasto que ello supone.

Cómo reparar una piscina de plástico paso a paso

Si quieres saber como reparar una piscina de plástico, a continuación te mostramos los pasos que debes llevar a cabo para poder realizarlo tú mismo.

En primer lugar debes preparar todo aquello que vas a necesitar para poder proceder a la reparación de la piscina de plástico que tienes rota, para lo cual necesitaras un cubo o barreño, un rotulador, una manguera y un kit de reparación que podrás encontrar fácilmente en cualquier tienda especializada en la venta de piscinas.

Una vez que ya cuentes con todos los materiales y recursos que necesitas para poder comenzar con el procedimiento, debes tener en cuenta que antes de ponerse manos a la obra es necesario extraer toda el agua que se encuentre en el interior de la piscina. Por lo tanto debes vaciarla.

Una vez que ya esté completamente vacía es aconsejable llevar la piscina a una superficie que sea completamente lisa, lo que nos permitirá disfrutar de una mayor comodidad a la hora de trabajar en la reparación.

Es importante que la piscina se encuentre vacía, desmontada y completamente seca, ya que si se encuentra mojada será más complicado trabajar sobre ella. Para ello puedes dejar la piscina al aire libre durante un día entero para que el plástico se seque por completo.

Con la piscina seca y preparada para ser reparada llega el momento de comenzar con la reparación. Para ello debes localizar la zona donde está el agujero, lo cual puede llegar a resultarte algo complicado con la piscina vacía.

Por este motivo, cuando estas eliminando el agua del interior para vaciarla es aconsejable que uses el rotulador para hacer una marca en el lugar donde has localizado el agujero, para que de esta manera sea más fácil localizarlo y así proceder a su arreglo.

Una vez que tienes localizado el agujero, para saber como reparar una piscina de plástico es tan sencillo como coger del kit de reparación que has comprado en la tienda especializada una pieza plástica, la cual debe ser cortada a la medida apropiada para poder introducirla en el agujero que tiene la piscina.

Cuando lo hayas hecho coloca el plástico en el agujero y posteriormente recubre dicha pieza con un parche que también está incluido en el kit de reparación.

De esta manera tan rápida y sencilla podrás reparar tu piscina de plástico y seguir utilizándola sin problema.

Recomendaciones a tener en cuenta para la reparación de la piscina

Ahora que ya sabes como reparar una piscina de plástico, es importante que tengas en cuenta una serie de consideraciones con respecto a la reparación de las mismas.

En primer lugar, si aprecias que el nivel de agua de la piscina se reduce pero el agujero es de pequeño tamaño, es posible que haciendo uso de cinta adhesiva puedas tapar el mismo, eso sí de forma temporal, pero podría servirte mientras compras el kit de reparación.

A la hora de vaciar el agua del interior no es bueno optar por el drenaje del agua, si no que se debe sacar el agua de otra manera mientras se va desinflando la piscina. Esto se debe a que si no podría estropearse aún más la piscina.

Consejos para evitar que pueda romperse una piscina de plástico

Aunque cada vez existen modelos de piscinas de plástico que tienen una mayor resistencia, la realidad es que con el paso del tiempo este tipo de piscinas acostumbran a romperse, si bien existen una serie de recomendaciones básicas que debes tener en cuenta para tratar de reducir las posibilidades de que esto ocurra y que te dure el mayor tiempo posible.

Uno de los primeros puntos a tener en cuenta a la hora de colocar una piscina de plástico en tu hogar es que no la coloques en aquellos lugares donde haya pequeños desniveles o agujeros en el suelo. La piscina debe encontrarse siempre en una superficie que sea totalmente lisa para que no se vea forzado el plástico a la hora de entrar en la piscina, reduciendo las posibilidades de que pueda producirse una rotura.

Existen lonas que pueden colocarse en las paredes de estas piscinas, siendo una buena opción para hacer que estas gocen de una mayor resistencia frente al movimiento del agua dentro de ellas.

Cuando se esté haciendo uso de la piscina es aconsejable taparla, lo que además de ayudar a ahorrar una gran cantidad de agua se evitará que los insectos puedan sentirse atraídos por el agua, lo que reducirá las posibilidades de que, por ejemplo una abeja, pueda pinchar el plástico.

Por último, es aconsejable que si van a utilizar la piscina niños pequeños estos se puedan divertir y jugar en ella pero con cierto control para que no dañen el plástico de la misma y se produzcan roturas.

De esta manera, ya sabes como reparar una piscina de plástico y algunos tips a seguir para incrementar la vida útil de este tipo de piscinas, que continúan siendo la opción elegida por muchas personas que por necesidad o preferencia se decantan por este tipo de piscinas en lugar de por algún otro tipo de ellas, como puedan ser las de obra u otros materiales.

 

Deja un comentario