Safo eligió el amor y no la guerra, ¿qué elegirás tú?

Esto fue lanzado originalmente el 12 de noviembre de 2012.

Nos han enseñado a hablar sobre la guerra y los héroes de la guerra en tonos bajos. Se nos dice que la elección de la malvada Helena fue la causa de la guerra de Troya. Hace 2600 años, Safo, conocida como la mayor poeta lírica de la antigua Grecia, dijo la verdad al poder y expuso las mentiras contadas al comienzo de la tradición occidental.

*

En un poema dirigido a Anactoria, Safo escribe:

Algunos dicen que un cuerpo de caballería
unos dicen infantería, otros todavía,
argumentará que los remos veloces
de nuestra flota son los mejores
ver en la tierra oscura …

Aquí Safo recuerda la tradición heroica celebrada en los poemas épicos de Homero que moldearon los valores de la cultura griega antigua y de todas las culturas que la siguieron, incluida la nuestra. Esta tradición nos dice que servir en una guerra y ser recordado como un héroe es la meta más alta a la que puede aspirar un hombre. Safo no está de acuerdo:

… pero digo
que todo lo que uno ama es.

Safo desafía las tradiciones que celebran la guerra en términos extremadamente simples. ¿Podría ser, pregunta, que deberíamos elegir hacer el amor y no la guerra? Safo sabe que está desafiando valores profundamente arraigados. En la Ilíada, el «honor» de Aquiles se ve comprometido cuando Agamenón toma cautiva (violada) a la mujer que había reclamado. El «dilema metafísico» de Aquiles es si irse a casa y vivir una vida larga pero insignificante o morir en el campo de batalla y ser recordado para siempre. Él elige morir como un héroe.

Conociendo el poder de la tradición heroica, Safo ofrece «pruebas» de su afirmación radical en forma de una lectura alternativa de «La elección de Helen».

Esto es fácilmente demostrable, lo hizo
no Helen – ella que había escaneado
la flor de la virilidad del mundo –
elegir como primero entre los hombres uno
¿Quién ha arruinado el honor de Troya?

Desafiando la tradición épica, Safo retrata a Elena como si hubiera tomado la decisión correcta. Elena eligió «como el primero entre los hombres» a un hombre que era guapo, un hombre que no vestía armadura ni empuñaba una lanza. Safo es muy consciente de que la tradición homérica retrataba a París, y a aquellos a quienes les gustaba París que no elegían la guerra, como «afeminados». Ella lo desafía deliberadamente: la belleza, no la fuerza de un soldado, es lo que Helen ha elegido. Además, a Helen no le importaba que otros dijeran que Paris deshonró a la familia de su padre al «tomar» la esposa de otro hombre. La elección fue suya.

¿O era? Safo continúa:

deformado a su voluntad, olvidando
amor debido a su propia sangre, a su propia
niño, ella se alejó con él.

Habiendo afirmado que Helen «ha elegido», Safo invoca el amor como una fuerza poderosa que, cuando es elegida, captura la voluntad de Helen. Helen elige seguir a su amor y el resto es historia. Deja a su hijo y vaga con París. Safo ofrece al oyente la oportunidad de juzgar a Helen por dejar a su hijo. Pero no alude cuidadosamente a la supuesta «causa» de la guerra de Troya, que es que, al dejar a su marido, Elena ha «manchado» el honor masculino de su marido Menelao. Si el amor tiene la culpa en el poema de Safo, no es por dañar el honor masculino.

La audacia de Safo en estas simples líneas no debe subestimarse. Está criticando a Homero, el más grande de los poetas épicos, y toda la tradición que creó. Esto en sí mismo es increíblemente audaz. Pero el acto de Safo debe verse como aún más atrevido si entendemos que en su época como en la nuestra cuestionar a los militares es acusar de falta de patriotismo e incluso de traición.

Habiendo desafiado las convenciones literarias y políticas que celebran la guerra y denigran el amor, Safo sube la apuesta en un segundo ejemplo destinado a demostrar su punto de que el amor es más hermoso que la guerra para Anactoria.

Así que Anactoria, aunque tú
estar lejos olvídanos,
el querido sonido de tus pasos
y la luz que brilla en tus ojos
me conmovería más que el brillo
del caballo de Lydia o de la marcha blindada
de la infantería continental.

Tratando de historia y tradición, Safo vuelve al presente. Le recuerda a Anactoria, el «tú» a quien se dirige el poema, los momentos pasados ​​en compañía de «nosotros», una referencia a la comunidad de mujeres que rodea a Safo. Invoca la presencia física de Anactoria en las imágenes del «sonido» de sus pasos y de la «luz» en sus ojos.

Safo concluye su poema donde empezó, insistiendo en que estaría más «emocionada» de ver y escuchar a Anactoria que de transmitir todo el encanto y el estruendo de los ejércitos. Si la identificación de Anactoria como esposa del ejército en Sardis es correcta, Safo podría intentar persuadir a una esposa del ejército para que deje a su marido. El paralelo entre Helen, que dejó a su marido militar, y Anactoria sugiere que esto puede ser exactamente lo que Safo tiene en mente.

El complejo militar militar e industrial gobierna nuestro mundo hoy como en la época de Safo. Sueño con el día en que a Safo se le enseñe junto con Homero y se haga una pregunta: al comienzo de nuestra cultura, se nos dio a elegir entre el amor y la guerra. Nuestros antepasados ​​eligieron la guerra. ¿Qué elegirás?

Únase a CODEPINK Mujeres por la Paz para celebrar diez años de resistencia creativa a la guerra y la injusticia.

poema nm. 41 «To an Army Wife in Sardis», traducido por Mary Barnard, Sappho (Berkeley: University of California Press, 2012 [1958]). La reconstrucción de Barnard de los versos sobre Helen difiere de la de otros traductores.

Fotografía de la peregrinación de la diosa a Creta Altar de Safo y Afrodita a Kato Symi por Catherine Colfax.

BIO: Carol P. Christ (1945-2021) fue una escritora, activista y educadora, feminista y ecofeminista de renombre internacional. Su trabajo continúa a través de su fundación sin fines de lucro, el Instituto Ariadne para el Estudio del Mito y el Ritual.

“En la religión de la Diosa no se teme a la muerte, sino que se la entiende como parte de la vida, seguida del nacimiento y la renovación”. – Carol P. Cristo

Como esto:

Me gusta Cargando…

‹Las hijas de Zelofehad y los cinco poderes femeninos de la Cábala de la rabina Jill Hammer

Categorías: Activismo, Feminismo, Teología Feminista, Ancestros, General, Guerra y Paz

Etiquetas: antimilitarismo, antiguerra, Carol P. Christ, CODEPINK, poesía épica, feminismo y religión, Homero, poesía lírica, haciendo el amor y no la guerra, Mary Barnard, Safo, guerra y paz, espiritualidad femenina

Deja un comentario