Como ser padre primerizo y no morir en el intento

Como ser padre primerizo y no morir en el intento es una de las preguntas más frecuentes entre todas aquellas personas que van a ser padres primerizos, quienes afrontan así una situación que cambia de forma radical su vida, una etapa llena de preguntas y preocupaciones que deben ir superándose para tratar así de criar a un bebé en las mejores condiciones posibles y con la educación adecuada.

El ajetreado ritmo de vida actual, con trabajos más intensos, más actividades y un frenético día a día, hace que las circunstancias cambien con respecto a hace años, si bien en el núcleo familiar la llegada de los hijos siguen teniendo una máxima importancia.

A continuación te mostramos algunos tips y consejos para que sepas como ser padre primerizo y no morir en el intento y puedas cumplir de la forma adecuada en este nuevo reto que afrontas o afrontarás en tu vida:

  • Pasa tiempo con tu hijo: Tanto el pequeño como sus padres necesitan aprender y experimentar el uno con el otro por lo que es importante formar un vínculo afectivo entre ambas partes. Sonreír, abrazar, gesticular, besar… son muchas emociones y acciones con las que experimentar y disfrutar.
  • Mantener contacto visual: Desde que el bebé nace busca a sus padres. Por ello siempre se debe tratar de crear un vínculo fuerte, siendo importante para ello el mantener el contacto visual con el pequeño.
  • Utiliza sonidos repetitivos: Utilizar sonidos y palabras como “pa-pa”, “ma-ma”, etc van a ser las primeras palabras que diga el bebé, siendo unas palabras que hacen que la experiencia sea única e irrepetible cuando las dice por primera vez. Los bebes aprenden con la interacción y la forma de actuar de sus padres.
  • Importancia del movimiento: A los niños les gusta el movimiento, por lo que es importante jugar con él, coger sus manos, hacer cosquillas, masajearle antes de dormir, cogerle en brazos, etcétera.
  • Sé cariñoso: Se debe ser cariñoso con el bebé y también con su madre, debiendo centrar ambos tu atención con cercanía, abrazos y otras muestras de cariño.
  • Crear un equipo con tu pareja: Haz las tareas de cuidado del bebé junto a tu pareja en equipo, cambiando pañales, dándole de comer, duchándolo, etcétera. Todo ello contribuye a crear un lazo de unión fuerte y muy valioso, creando así una gran familia.
  • Transmite seguridad: El bebé se comunica a través del llanto, lo cual hace tanto cuando tiene hambre o le duele algo, como cuando reclama la presencia de sus padres. Cogiéndolo le ofrecerás tranquilidad y seguridad.

A pesar de que el bebé es la máxima prioridad cuando llega al hogar, no se deben descuidar otros aspectos importantes en la vida del padre, como son el tiempo a pasar con su mujer, el tiempo dedicado a los amigos y la familia y, por supuesto, el tiempo que debe dedicarse siempre una persona a uno mismo, haciendo sus hobbies, deportes y actividades preferidas. Esto es fundamental para sentirse bien tanto en pareja y familia como en la vida de uno mismo.

 

Valora este artículo

Deja un comentario