Sobre creer cosas que no son ciertas

Sobre creer cosas que no son ciertas

Esto se publicó originalmente el 19 de agosto de 2019 (cuando el exnovio era presidente. Si bien el exnovio no está en el poder ahora, los puntos de Carol siguen operando en nuestro mundo).

Cualquiera que siga la política estadounidense en estos días sabe que el presidente estadounidense y sus compinches tienen poco respeto por lo que el resto de nosotros consideramos la verdad, o al menos la mejor aproximación a la verdad que podemos discernir. La semana pasada, mientras discutía la “mentira” supremacista blanca de que alrededor del 40 por ciento del público estadounidense compró anzuelo, sedal y plomada, reflexioné una vez más sobre la relación entre las creencias religiosas tradicionales y el rechazo de la razón y el sentido común. Como también se sabe, el Presidente y sus partidarios no respetan la verdad del asunto.

En respuesta a una pregunta sobre cómo llegar a las mujeres que creen en todo lo que dice el presidente, respondí:

También diría que la religión fundamentalista es un gran problema porque enseña a las personas a aceptar cosas que la ciencia y el sentido común muestran que no son ciertas sobre la autoridad de Dios (a quien se representa como un hombre blanco). Esto enseña a las personas a desconfiar de su propio sentido común y de hechos razonablemente confiables. Recuerdo crecer con el protestantismo liberal y el catolicismo del Vaticano II. En ambos contextos se me animó a pensar por mí mismo y no aceptar todo sobre la autoridad de las escrituras o la tradición. Por supuesto, cuando las iglesias y las sinagogas nos han animado a pensar por nosotros mismos, también han abierto la puerta que nos ha permitido salir. Porque lo hemos hecho, las denominaciones liberales y progresistas están en declive en relación con sus contrapartes más fundamentalistas y autoritarias.

Con estos pensamientos dando vueltas en mi cabeza, sigo volviendo a una charla de Ted con la que me topé hace unas semanas llamada "Dejar ir a Dios" de la comediante y filósofa Julia Sweeney. En parte de su monólogo, Sweeney describe a dos misioneros mormones que visitan su casa. Después de responder "sí" cuando se le preguntó si cree que Dios la ama, Sweeney escucha la historia de la fundación de los mormones:

José Smith recibe planchas de oro que tradujo del egipcio "reformado" con la ayuda de una piedra mágica. Las planchas (que se convirtieron en El Libro de Mormón) cuentan la historia de Lehi y su familia que abandonaron Jerusalén alrededor del año 600 a. C. y viajaron en barco a los Estados Unidos. Los descendientes de Lehi que se convirtieron en mormones creían en Cristo antes de que naciera. Estados Unidos es elegido únicamente por Dios, los indios americanos son justamente castigados por rechazar a Cristo.

Con los ojos en blanco y pausas llenas de embarazo, Sweeney comparte sus preguntas con los jóvenes sobre esta historia fantástica, increíble y, para ella, moralmente repulsiva. Aquellos que la ven hablar probablemente estarían de acuerdo en que demuele sus creencias. Pero este no es el final de su historia.

Después de que los misioneros se van, Sweeney reflexiona sobre las doctrinas católicas que respaldan su creencia o el sentimiento de que Dios la ama. ¿Es más razonable, pregunta, creer que Dios embarazó a una mujer joven que absolutamente tenía que ser virgen y que dio a luz al Salvador? O, dice, es solo porque estamos lo suficientemente familiarizados con esta historia que la aceptamos, aunque no es más razonable o moralmente defendible que la historia contada por los misioneros mormones. Éste, nos dice, fue el día en que "soltó" al Dios en el que había creído desde niño.

Como conté anteriormente, me animaron a cuestionar mis creencias tanto en el protestantismo liberal como en el catolicismo del Vaticano II. Además, nadie en mis iglesias creía que Dios creó el mundo en siete días o separó milagrosamente las aguas del Mar Rojo. En mis comunidades religiosas no se aceptaba nada simplemente porque fuera transmitido por la Biblia o por la tradición. Por otro lado, en las iglesias religiosas más autoritarias, jerárquicas y fundamentales, se les dice a las personas que deben creer todo tipo de cosas extrañas y maravillosas o enfrentar la ira de Dios y el sufrimiento eterno en el infierno.

La razón por la que las personas llegan a aceptar la verdad de las cosas que no tienen sentido es porque se les dice que Dios es omnipotente y, por lo tanto, puede hacer lo que quiera, incluidas las cosas que están mal y las cosas que van en contra de los principios y que se hacen de otra manera confiable. La colaboradora de Feminismo y Religión, Ivy Helman, reflexionó recientemente sobre las contradicciones entre los Diez Mandamientos y el posterior mandato de Dios de exterminar a las personas de las tierras que conquistaron. El líder mormón Joseph Smith dijo lo siguiente al respecto:

Dios dijo: 'No matarás', en otra ocasión dijo: 'Tú destruirás por completo'. Este es el principio sobre el cual se dirige el gobierno de los cielos: por revelación adaptada a las circunstancias de los hijos del reino. Cualquier cosa que Dios ordene es correcta, sea lo que sea, aunque no veamos la razón hasta mucho después de que hayan ocurrido los eventos. —José Smith, Enseñanzas del profeta José Smith, páginas 256–57. (citado de Wikipedia, “Mormonismo”, consultado el 18 de agosto de 2019)

"Todo lo que Dios ordene es correcto, pase lo que pase" es la línea de fondo de la religión autoritaria. "Todo lo que Dios hace es posible y correcto" es el hecho/razón subyacente de la religión autoritaria.

¿Es de extrañar que a quien se le dice que crea en un Dios que viola las normas de la decencia común y la moralidad ordinaria, así como la razón y el sentido común, deba ser entrenado, programado y preparado para permitir que sus representantes en la tierra hagan lo mismo?

Tenga cuidado con cualquier religión que nos diga que Dios puede violar y viola las normas de la decencia común y el sentido común. ¡Así es como se crean los seguidores autoritarios, y su número es legión!

BIO: Carol P. Christ (1945-2021) fue una escritora, activista y educadora feminista y ecofeminista de renombre internacional. Su trabajo continúa a través de su fundación sin fines de lucro, el Instituto Ariadne para el Estudio del Mito y el Ritual.

“En la religión de la Diosa, no se teme a la muerte, sino que se la entiende como parte de la vida, seguida del nacimiento y la renovación”. — Carol P. Cristo

Me gusta esto:

Me gusta Cargando...

‹ Soportamos el abuso para sobrevivir Parte 1 por Karen Tate

Categorías: abuso, abuso de poder, autoridad, creencia, feminismo, feminismo y religión, general

Etiquetas: religión autoritaria, Carol P. Christ, feminismo, feminismo y religión, Iglesias fundamentalistas, Julia Sweeney, Iglesia mormona, cuestionamiento de creencias religiosas