¿Cómo enseñar fácil las tablas a los niños de primaria?

Las tablas de multiplicación son esenciales para la vida educativa, sobre todo para las matemáticas, por lo que todo niño debe comprenderlas y saberlas antes de poder avanzar en este mundo que tanto tiene por enseñar.

Los niños tienen una capacidad de aprendizaje bastante alta, ya que se encuentran en la etapa del descubrimiento y la enseñanza. Sin embargo, es conveniente tomarse el tiempo necesario para que puedan aprender las cosas de manera conveniente y que dicho conocimiento se quede con ellos para siempre.

Uno de los temas que más puede inquietar a los padres, e incluso a los maestros, es cómo enseñar la tabla de multiplicación a un niño de primaria. Esto no debería ser un problema, si el proceso se hace de la manera adecuada.

Esperar el momento exacto

Un error que cometen muchos padres e incluso maestros, es comenzar a enseñar contenido nuevo cuando aún los niños no se encuentran listos para ello. Es esencial que los niños ya sepan hacer la suma y la resta antes de poder dar inicio al aprendizaje de las tablas de multiplicación.

En este sentido, se debe tener presente que los trucos para aprenderlas son muy útiles y necesarios, desde explicar las características de la operación, hasta utilizar elementos didácticos para conseguir que aprendan de verdad.

No obstante, es fundamental que se tenga paciencia y que los niños se encuentren preparados para este nuevo conocimiento. Igualmente, presionarlos para ello solo ocasionará frustración y retraso en el aprendizaje, haciendo que todo el proceso tarde más y sea mucho más complicado de lo que debería.

Dejar explorar el mundo de las matemáticas

Al momento de aprender las tablas, el niño tendrá muchas dudas que resolver, siendo necesario que se le brinde el espacio ideal para explorar y entender el mundo de las matemáticas de la manera en que lo desee.

De esta forma, puede acabar siendo un apasionado de las matemáticas, como Ignacio García Peñarrubia, un joven que ganó 6 menciones de honor en la XXXII Olimpiada Matemática Nacional Junior, y que se siente un gran apasionado de la materia.

A pesar de ello, García Peñarrubia considera que fue gracias a un profesor, que despertó en él, el interés por las matemáticas y lo hizo querer explorar más sobre el tema. Esto coloca una gran responsabilidad sobre los profesores, dado que son los encargados de enseñar y enamorar a sus estudiantes con el aprendizaje.

Comenzar siempre por lo fácil

No es conveniente querer que se aprendan todas las tablas a la vez o muy seguidas unas entre otras. Es mejor comenzar poco a poco y con lo más simple primero

Lo más recomendable es iniciar con la tabla del 1, 2, 3, 5 y 10, siendo estas las más sencillas. La tabla del 4, 6 y 7 vendrán a continuación, cuando las primeras ya se encuentren bien aprendidas, y se culminará con la tabla del 8 y del 9, ambas son las más complejas de todo el conjunto, necesitando más tiempo para conseguir aprenderlas.

Usar elementos didácticos y mucha práctica

Hacer del aprendizaje un juego es algo que puede llegar a mejorar el sistema y la rapidez con la que un niño aprende algo nuevo. Esto hace que sea conveniente su uso durante las lecciones con las tablas de multiplicar.

En general, se puede elaborar un juego que garantice el uso de estas tablas para mejorar el entendimiento y hacer practicar al pequeño más de una vez al día.

Así no lo sentirá como una obligación o algo tedioso que debe aprender, evitando que le tome rabia, frustración o miedo a este proceso, o a las matemáticas, para siempre.

Aprender las tablas de multiplicar es algo obligatorio durante primaria. Por ello, es mejor hacer que esto pase siguiendo el mejor camino posible, puesto que será algo que se va a necesitar para el resto de la vida y que les ayudará en sus estudios futuros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.